Good Bye Lenin! (2003)

Publicado: 18/08/2015 de bocadecenicero en Películas
Etiquetas:, , , , , , , ,

Lamentablemente, Hitler ya pasó de moda, su influencia ya no la podemos considerar como directa, porque el acontecimiento que define hoy por hoy a nuestro mundo (en especial a la sufrida Latinoamérica) de manera más inmediata es: la Guerra Fría. Hitler pasó a ser parte de los memes y chistes absurdos, mientras que la Guerra Fría está más vigente que nunca. Por lo que cualquier fuente (libro, documental, película) que nos entregue información del periodo, nos resulta muy interesante (por lo menos para mí). Lo triste es que con el “triunfo del capitalismo”, siempre nos quedamos con una enlodada visión de parte del otro eje, la URSS (es cuestión de mirar un ratito el History Channel, Rambo, Rocky o cualquier otro símbolo de USA, para dar fe de ello). Y es precisamente esa falta de voz comunista lo que hace llamativa a esta película, contada desde el otro lado del muro:

Good Bye, Lenin!, es una película alemana del año 2003, dirigida por Wolfgang Becker, escrita por Bernd Lichtenberg y Wolfgang. La película fue rodada en el distrito berlinés de Friedrichshain, en los alrededores de las Plattenbauten (edifios prefabricados característicos de la Alemania del Este) y cerca de la Alexanderplatz (plaza centrica de la ciudad de Berlín).

La película fue presentada en la selección oficial de largometrajes del Festival de Cine de Berlín, donde se llevó el Premio Ángel Azul (a la mejor película Europea). Fue nominada en a los premios BAFTA en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa; En los Premios del Cine Europeo se llevó galardones a Mejor Actor, Mejor película y todos los premios del público. Y recibió 7 nominaciones en los Premios del Cine Alemán, incluyendo Mejor Película y Mejor Director.

good-bye-lenin-08

Estamos en Octubre de 1989, ubicados específicamente en la República Democrática Alemana (RDA), el lado de ocupación soviética en Alemania; tenemos a Christiane (Katrine Sass), una orgullosa ama de casa, quien se entregó a la política y a las ideas socialistas tras la huida de su esposo al lado occidental de Alemania; la mujer es un miembro activo del Partido Socialista Unificado de Alemania. Y lamentablemente, cae en coma luego de perder el conocimiento tras presenciar la detención de su hijo Alexander (Daniel Brühl), en medio de una manifestación en contra de Erich Honecker.

Pasa ocho largos meses en coma, meses en los que cae el muro de Berlín, el gran triunfo del capitalismo en Alemania, la llegada del MacDonals y la Cocacola, el libre tránsito entre la RDA y la RFA, la llegada del porno y el cine hollywoodense, los muebles pomposos, los electro-domésticos y los trabajos en la comida rápida; un mundo completamente revolucionado, mientras Christiane yace en una sala de hospital, siendo visitada todos los días por su hijo, quien mantiene la esperanza de que despertará. Y así resulta.

Christiane despierta, pero con una salud deteriorada y muy frágil, por lo que el doctor recomienda a sus hijos, Alex y su hermana mayor Ariane (Maria Simon), que es mejor evitarle disgustos y emociones demasiado fuertes a la señora, recomendando que se quede en el hospital. Pero Alex quiere que su madre vuelva a casa, porque está convencido de que podrá evitarle cualquier situación que la altere. Enterarse de que ganó el tío Zam y cayó la URSS, para una socialista aferrea llena de sangre roja y el corazón a la izquierda, sería devastador.

Es así como lo que comenzó con una mentirilla piadosa se va transformando en la mayor y mejor farsa histórica. Parte con la restauración del departamento donde vive la familia, que tras la caída del muro, se capitalizó completamente, pero Alex logra que al menos la habitación de su madre, se vea como una socialista habitación de hace 8 meses atrás. Pero claro, se va poniendo cada vez más turbio, involucrando amigos y vecinos, usando ropas pasadas de moda, cantando himnos socialistas, e incluso, creando falsos boletines informativos en la televisión, conectada a un VHS donde Alex pone cintas de viejos programas y además incluye sus propios noticiarios hechos con la ayuda de su amigo Denis, un aspirante a cineasta.

Es una película muy entretenida, y si estás al tanto de los acontecimientos, resulta más chistosa que la mierda (esa parte donde la mamá ve el cartel de la Cocacola y le inventan que era una empresa oculta socialista, es para morirse).

Hay dos cosas que hacen muy llamativa a la película: primero, cómo muestran la reunificación en Berlín, porque claro, cuando uno tenía la clase de historia viendo ñoños documentales con la clásica imagen de ciudadanos dándoles con un combo al muro; en la película muestran eso que no cuentan en los otros medios, muestran la visión de la gente, esa escena donde todos miran la película porno en el video club, no con el afán pervertido, más bien es el símbolo de la curiosidad y de la ilusión de libertad que entregaba el capitalismo para los pobres socialistas, simplemente geniales los recursos.

Lo otro, es cómo muestran la vida en la RDA; hay que entender que un tema como la división de Alemania es casi imposible que se presente sin tomar un bando, pero en la película (a pesar de la carga irónica que posee), da una sensación de estar viendo algo muy objetivo, te cuentan simplemente cómo vivía la gente, cómo la pasaban los que se querían ir y cómo la pasaban los que estaban contentos con el régimen de la URSS.

Por ahí en un grupo de discusión, leí que criticaban mucho a Christine, la mujer ultra socialista, quien, por decirlo así, buscó su propio infortunio al “dejarse” adoctrinar por una corriente que se veía inestable y muy pronta a caer. Yo no estoy muy de acuerdo, porque si bien, el socialismo ha sido una constante ilusión a lo largo de la historia (hay quienes están convencidos de que no todos somos iguales), no podemos culpar a la señora por identificarse con tal o cual régimen, por muy ilusorio que parezca. Ahora, claro, se nota que ella se tiró de cabeza a los pies de Lenin por el abandono del marido, pero ya eso es una cosa aparte.

Es una película entretenida, llena de datos históricos, para darle mil vueltas, no hay nada más entretenido que indagar en las cosas históricas tras la trama; recomendable, muy recomendable.

“Mientras muchos festejaban el triunfo del mañana, del cuarto de mamá salían sonidos del ayer”

Anuncios
comentarios
  1. Reblogueó esto en Boca de Ceniceroy comentado:

    Planeta Curioso nos cuenta, ¿sabías que los buitres utilizan su orina para refrescarse?

y usted ¿qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s