Un trabajo bien hecho.

Publicado: 17/07/2017 de bocadecenicero en Historias de interés
Etiquetas:

Cierto lunes por la mañana, me regalan un pastel por favor concebido. El muchacho había obtenido un sobresaliente en una tarea, que el muy flojo no quiso escribir, así que solicitó mis servicios jurando que una buena escritura sólo dependerá de si el ejecutor es maestro en el bello arte de las comas y los puntos, un mito de los iletrados con respecto a juntar palabras y que suenen del agrado para un exigente profesor, cuya cátedra es impartida en una prestigiosa institución educativa.

truly-desperate-loki-debes-estar-muy-desesperado-para-pedir-mi-ayuda

Accedí porque, en cierto modo, es bastante divertido escribir para las profesiones no humanistas. A veces, la burocracia los transforma de radiantes seres humano a monstruosas criaturas hipócritas que se creen amos de la verdad (y como sabrán, ese es el primer principio para dejar de aprender cualquier cosa que te ayude a ser más empático). Entonces, lo único que tienes que hacer es dejarte llevar por la sangre Ventura que corre por tus venas, esos ricachones que han existido en nuestra idiosincrasia en sus diversas modas y costumbres. Siempre chiflados, sin duda. Tirándose flores, como en la mesa de los caballeros, bebiendo brandy y fumando abanos, felicitándose unos a otros por ser los dueños del mundo.

Mis proyectos, como aquella tarea, suelen dejar una sonrisa al mendigo estudiante, agradecido de mi infinita misericordia para con su precariedad económica, las bebidas alcohólicas y la marihuana están muy caras en estos tiempos como para desperdiciar dinero en algo que alguien puede hacer perfectamente gratis ¿verdad?

La tarea era para una materia cuyo nombre no recuerdo con claridad, algo de presentación, exposición, no sé, te enseñaban a comunicarte como un ser de la tierra y no como un robótico déspota de la era espacial con un campo antimateria a su alrededor que todo lo destruye y privatiza. Más que mal, el algún momento tendrían que lamerle el culo a algún imbécil para insertarse en la realidad simulada donde se aseguran que serás parte de los depredadores de la jungla, la peor de todas, otros tendrán mejor suerte, pero más de alguna ocasión tendrán que dirigirle la palabra a su asalariado secretariado. En algún momento les urgiría la necesidad de tener que solicitarle a alguien más que haga el trabajo por ellos. En fin.

Consistía en un simple telegrama electrónico, de doscientas palabras en donde se debía explicar porqué el alumno decidió estudiar la ingeniería en x, si no es capaz ni de escribir un maldito correo ¡de doscientas palabras!

No, aquello último no.

Se debía justificar la elección de la carrera. Efímera calificación, eras crucial para que obtuvieras una nota decente en el ramo y poderlo pasar tranquilo. Y así fue.

Una pequeña entrevista (¿Qué hacen?, ¿Qué aprenden?, ¿Por qué carajo a alguien le gustaría estudiar algo como aquello?), y ya teníamos en menos de media hora, un viernes por la tarde, un excelente e-mail, moderno, fresco, vivaz, lleno de tonterías y una burla tremenda a esos discursos motivacionales, mucho más gratificante que un estúpido aquejumbrado por la inseguridad y no demuestra pasión. Adoran la adoración, porque es el perfil que se busca en un profesional hecho y derecho, nada de complejidades ni oscurantismos. Nada de señalar errores, sólo dar soluciones (aunque sea para un problema fantasma). Y siempre incluir la palabra futuro, eso es mucho muy importante.

(A veces creo que los profesores se dan cuenta de mi siniestra intervención, pero hacen la vista gorda para no tener que perder tiempo en otro número más del sistema)

Como ya se habrán dado cuenta, estos personajes del eterno favor universitario, creen que los escribanos pagan las cuentas con pasteles, los músicos con alcohol, y a los diseñadores se las paga Dios (o eso esperan).

Nota: Decir que Dios pagará algo, no garantiza que ocurra. En serio.

No es de extrañar. Varías veces me he visto en la misma situación. Un desesperado que te ve con cara de sabiduría universal (¿y qué mierda va a saber uno de esas cosas?), te piden el favor a cambio de un trueque miserable, al que accedes sin regatear porque te importa un pimiento si te pagan o no por algo tan simple. Toma tu informe de doscientas páginas, gracias por las galletas.

Sin embargo, recuerdo una monstruosa ocasión en la que forzaron mis habilidades (y gratis) a realizar un completo informe de literatura. Eso ya es otro nivel. Hacer el semestre completo de “comunicación escrita” para un sonidista no es nada del otro mundo. Aprobamos con un 6.5 de 7.0.

Pero entrar en el terreno de los que han leído muchísimo más que tú y que tienen un ojo milagroso para detectar a los mediocres escritores que con mucha energía pudieron juntar dos o tres letras sin avergonzarse a sí mismos. No podía exponerme a esa clase de rufianes. Pero las lúgubres y asquerosas circunstancias en las que me encontraba en ese entonces me obligaron a ser intérprete del señor Lévi-Strauss. Claude Lévi-Strauss, famoso por les Structures Elementaires de la Parenté que a mucho les haría bien leer para entender eso de la familia, el individuo y la sociedad, desde la mirada de los antepasados contemporáneos de la civilidad; o al menos para ampliar (o eliminar, lo que pase primero) un poquito eso de Adán y su costilla.

Yo no quería escribir, leía a pedazos y de mala gana. Tiempo después releí  la cosa, pero por voluntad propia, mucho más gratificante que estar escribiendo con la visión de la horrible cara de ese pigmeo altanero con aire de Chespirito que decía ser el maestro de literatura. Sus ojos Sartrerianos y sus gafas gruesas te recordaban la insignificancia de tu persona frente a la coqueta agudeza de alguien seguro de sus conocimientos y que desprecia profundamente a la raza humana, todo un magister en letras. Supongo que podría ser un prerrequisito para dar clases a esos seres indiferentes que estudiaran, trabajaran, regarán hijos, y se morirán. Pero allá cada uno con su criterio de contratación.

El trabajo era el más espantoso que se había hecho hasta entonces (y no tengo seguridad de que el record haya sido superado por alguna otra aberración posterior), por más que lo releía para cambiar las incoherencias, corregir la porquería, cualquier cosa suficiente para aprobar, pero no, estaba en blanco, las ideas no fluían. Estaba convencida de que con ese trabajo no se lo perdonarían ni al mejor estudiante, pero el patrón insistía en su pereza y desligue del asunto, y el esclavo escribiente se sometía a la voluntad bajo el precepto Simpsoniano de:

lisa-cuando-no-te-gusta-tu-trabajo-no-haces-huelga-5799368

Y bueno, la mala gana resultó en que el informe recibió la calificación mínima (1.0), que es casi simbólica (nadie puede ser tan miserable), por plagio, un copiar y pegar adornado con sinónimos ridículos, mal uso de appa, errores por doquier y una paupérrima observación del trabajo del franchute belga, no se le iban a escapar al enano ojos de lupa. Fue un alivio para mí saber que todo ya había terminado, y que, mejor aún, no se me volvería a pedir en otra ocasión que hiciera algo similar, con ese maravilloso 1.0 se le secaba la sangre a la sanguijuela parásita.

Campaña por el consentimiento: si alguien no quiere hacer tal o cual cosa, por muchos conocimientos y habilidades que tenga, no le obliguen. Porque cuando se violan las habilidades de los demás se acaba con una monstruosa creación forzada (y encima te reclaman por la malformación), que beneficia a nadie.

Conozco a muchos como yo que le hacen las materias a quienes pueden pagar por los informes, las maquetas, los planos, etc. Hay quienes han disfrutado del lucro de una PYME durante años (una jovenzuela que le hizo todos los planos a un destacado arquitecto, genial)  ¿Aterrador, no?

O simplemente se te acercan y te lo piden como si ellos te hicieran un favor a ti. Aunque claro, deben verte y piensan que darle un trabajo de verdad a alguien que escribe por escribir, es una especie de retribución monetaria, para que los vagos hagan algo útil para la sociedad, ¿y qué más útil que aprobar a un ingeniero (aliviando su carga en las materias intranscendentales) que ayudará a la construcción de un mejor mañana?

18193951_1686031181701197_4603026682601722557_n

Anuncios

y usted ¿qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s