Archivos de la categoría ‘Algo que escuchar’

Algo que escuchar Nº116: Belleza

Publicado: 17/07/2017 de bocadecenicero en Algo que escuchar
Etiquetas:, ,

Para amenizar la mañana, dejamos el manual de cómo preparar un huevo para el desayuno de hoy, un frito de la ultra belleza que nos dejara a todos como el equivalente de afrodita, y la pregunta es ¿creer en la belleza te hace bello?

La supuesta muerte del ídolo del soft rock, Avril Lavigne, suena escalofriante. Suponiendo que no murió, debe ser horrible que todo el mundo crea que estás muerta y que más encima crean que eres otra persona (a Paul no parece molestarle… sospechoso). Y para peor, tu carrera se fue al caño por culpa del fetiche con japón y la mala gestión de tu talento.

Yo me cuestionaría mi propia existencia al verme en un horroroso antes y después. En medio de un delirio conspiranóico, un alarido llega desde la vida real y me dice “ay por favor, no está muerta, sólo está vieja”, entendemos. Pero algunos acérrimos fans con la idea de la pérdida de la divinidad, de seguro que acabarán pegándola al suelo con la gotita y quemándola viva en un ritual pseudo satánico, Goodnight Avril.

En fin. Nos quedamos con la balada canadiense del álbum Let go, sencillo que la dejó en las mentes de muchos terrícolas.

Como también queremos mandar a matar a los Rollings Stones, nos quedamos con estas notas para calmar nuestros tensos nervios.

En este lado del planeta nos estamos congelando con lluvias, nieves y fríos, y mocos y resfriados. Y un gran etcétera. Nos quedamos con una melodía para soñar, para pasar la noche a puro paracetamol y tesito caliente.

Algo que escuchar Nº112: No, no, no.

Publicado: 29/05/2017 de bocadecenicero en Algo que escuchar
Etiquetas:, ,

Y porque todos nos hemos negado a ir a la rehabilitación, porque así de cagados como estamos, estamos bien, y no iremos a ningún lugar. Una muerte memorable parece más digna que una muerte sana. Pensando en todo aquello, justo se nos atravesó doña Amy; voz para calmar los nervios del más cagado de nosotros.

Hubo una bella época donde el insomnio infantil me atacaba por mera rebeldía. Dormir es para los idiotas, de seguro pensaba. Un canal nacional transmitía durante toda la noche vídeos musicales porque supongo que no tenían otra basura que poner al aire, es mejor que Edison dictando el alfabeto una y otra vez ¿no? Entre los vídeos estaba el de esta canción. Me encantaba. No es que me agrade No Doubt en particular, pero el corto de la loca viuda negra declarando, por alguna razón que aún es materia de investigación, era fascinante. Escuchemos un rato.

Alguien canturreó esta canción mientras barría. Una postal casi imposible, que tuvimos la suerte de apreciar más allá de las imaginaciones de postales socialistas, o algún comic o meme moderno que intenta sensibilizar a los fachos pobres o a los neutrales con menos sentido social que un virus. Como para escucharla sentado a un costado de la vida, pensando en los sueños rotos, la ignorancia generalizada de los herederos de la transición a la democracia (aplicable en cualquier contexto post revolucionario), y la desesperación de ver como la historia se repite y todo se va al carajo.