Posts etiquetados ‘2003’

Lamentablemente, Hitler ya pasó de moda, su influencia ya no la podemos considerar como directa, porque el acontecimiento que define hoy por hoy a nuestro mundo (en especial a la sufrida Latinoamérica) de manera más inmediata es: la Guerra Fría. Hitler pasó a ser parte de los memes y chistes absurdos, mientras que la Guerra Fría está más vigente que nunca. Por lo que cualquier fuente (libro, documental, película) que nos entregue información del periodo, nos resulta muy interesante (por lo menos para mí). Lo triste es que con el “triunfo del capitalismo”, siempre nos quedamos con una enlodada visión de parte del otro eje, la URSS (es cuestión de mirar un ratito el History Channel, Rambo, Rocky o cualquier otro símbolo de USA, para dar fe de ello). Y es precisamente esa falta de voz comunista lo que hace llamativa a esta película, contada desde el otro lado del muro:

Good Bye, Lenin!, es una película alemana del año 2003, dirigida por Wolfgang Becker, escrita por Bernd Lichtenberg y Wolfgang. La película fue rodada en el distrito berlinés de Friedrichshain, en los alrededores de las Plattenbauten (edifios prefabricados característicos de la Alemania del Este) y cerca de la Alexanderplatz (plaza centrica de la ciudad de Berlín).

La película fue presentada en la selección oficial de largometrajes del Festival de Cine de Berlín, donde se llevó el Premio Ángel Azul (a la mejor película Europea). Fue nominada en a los premios BAFTA en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa; En los Premios del Cine Europeo se llevó galardones a Mejor Actor, Mejor película y todos los premios del público. Y recibió 7 nominaciones en los Premios del Cine Alemán, incluyendo Mejor Película y Mejor Director.

good-bye-lenin-08

Estamos en Octubre de 1989, ubicados específicamente en la República Democrática Alemana (RDA), el lado de ocupación soviética en Alemania; tenemos a Christiane (Katrine Sass), una orgullosa ama de casa, quien se entregó a la política y a las ideas socialistas tras la huida de su esposo al lado occidental de Alemania; la mujer es un miembro activo del Partido Socialista Unificado de Alemania. Y lamentablemente, cae en coma luego de perder el conocimiento tras presenciar la detención de su hijo Alexander (Daniel Brühl), en medio de una manifestación en contra de Erich Honecker.

Pasa ocho largos meses en coma, meses en los que cae el muro de Berlín, el gran triunfo del capitalismo en Alemania, la llegada del MacDonals y la Cocacola, el libre tránsito entre la RDA y la RFA, la llegada del porno y el cine hollywoodense, los muebles pomposos, los electro-domésticos y los trabajos en la comida rápida; un mundo completamente revolucionado, mientras Christiane yace en una sala de hospital, siendo visitada todos los días por su hijo, quien mantiene la esperanza de que despertará. Y así resulta.

Christiane despierta, pero con una salud deteriorada y muy frágil, por lo que el doctor recomienda a sus hijos, Alex y su hermana mayor Ariane (Maria Simon), que es mejor evitarle disgustos y emociones demasiado fuertes a la señora, recomendando que se quede en el hospital. Pero Alex quiere que su madre vuelva a casa, porque está convencido de que podrá evitarle cualquier situación que la altere. Enterarse de que ganó el tío Zam y cayó la URSS, para una socialista aferrea llena de sangre roja y el corazón a la izquierda, sería devastador.

Es así como lo que comenzó con una mentirilla piadosa se va transformando en la mayor y mejor farsa histórica. Parte con la restauración del departamento donde vive la familia, que tras la caída del muro, se capitalizó completamente, pero Alex logra que al menos la habitación de su madre, se vea como una socialista habitación de hace 8 meses atrás. Pero claro, se va poniendo cada vez más turbio, involucrando amigos y vecinos, usando ropas pasadas de moda, cantando himnos socialistas, e incluso, creando falsos boletines informativos en la televisión, conectada a un VHS donde Alex pone cintas de viejos programas y además incluye sus propios noticiarios hechos con la ayuda de su amigo Denis, un aspirante a cineasta.

Es una película muy entretenida, y si estás al tanto de los acontecimientos, resulta más chistosa que la mierda (esa parte donde la mamá ve el cartel de la Cocacola y le inventan que era una empresa oculta socialista, es para morirse).

Hay dos cosas que hacen muy llamativa a la película: primero, cómo muestran la reunificación en Berlín, porque claro, cuando uno tenía la clase de historia viendo ñoños documentales con la clásica imagen de ciudadanos dándoles con un combo al muro; en la película muestran eso que no cuentan en los otros medios, muestran la visión de la gente, esa escena donde todos miran la película porno en el video club, no con el afán pervertido, más bien es el símbolo de la curiosidad y de la ilusión de libertad que entregaba el capitalismo para los pobres socialistas, simplemente geniales los recursos.

Lo otro, es cómo muestran la vida en la RDA; hay que entender que un tema como la división de Alemania es casi imposible que se presente sin tomar un bando, pero en la película (a pesar de la carga irónica que posee), da una sensación de estar viendo algo muy objetivo, te cuentan simplemente cómo vivía la gente, cómo la pasaban los que se querían ir y cómo la pasaban los que estaban contentos con el régimen de la URSS.

Por ahí en un grupo de discusión, leí que criticaban mucho a Christine, la mujer ultra socialista, quien, por decirlo así, buscó su propio infortunio al “dejarse” adoctrinar por una corriente que se veía inestable y muy pronta a caer. Yo no estoy muy de acuerdo, porque si bien, el socialismo ha sido una constante ilusión a lo largo de la historia (hay quienes están convencidos de que no todos somos iguales), no podemos culpar a la señora por identificarse con tal o cual régimen, por muy ilusorio que parezca. Ahora, claro, se nota que ella se tiró de cabeza a los pies de Lenin por el abandono del marido, pero ya eso es una cosa aparte.

Es una película entretenida, llena de datos históricos, para darle mil vueltas, no hay nada más entretenido que indagar en las cosas históricas tras la trama; recomendable, muy recomendable.

“Mientras muchos festejaban el triunfo del mañana, del cuarto de mamá salían sonidos del ayer”

El mundo está plagado de personas malditas. Entendiendo maldito como un salado de mierda que no sabe vivir en armonía con el entorno. Y no es porque el mundo sea un lugar hostil, al contrario, el mundo es un lugar bastante hermoso para nosotros que tenemos la capacidad de raciocinio, y para los que no, también; el mundo es desagradable porque a la gente simplemente le gusta ser maldita, no hay otra explicación. Los torturadores y asesinos a sueldo parecen ser individuos meramente humanos, no hay muchos antecedentes de otra especie con tal desprecio por la vida y el bienestar ajeno (y propio). En esta película el señor Von Trier nos trae una vez más un ejemplo de la naturaleza humana maldita:

Dogville, en una película danesa del año 2003, dirigida y escrita por Lars Von Trier, y protagonizada por la siempre increíble Nicole Kidman. Es la primera de una trilogía del director (anterior a su popular Trilogía de la Depresión), que se conoce como “Estados Unidos: Tierra de Oportunidades”, interesantísima trilogía inconclusa conformada por Dogville (2003), Manderlay (2005), y Washington (¿?).

La cinta estuvo dentro de la selección oficial del festival de Cannes, donde fue nominada a la Palma de Oro a mejor película. En los premios David di Donatello ganó al Mejor Film de la Unión Europea.

Dogville

Aparece entonces un curioso pueblito perdido en las montañas de Colorado llamado Dogville, aparentemente nos encontramos durante los duros años de la gran depresión del 29. Ahí, en medio de una curiosa huída, llega la joven Grace (Nicole Kidman), una muchacha aparentemente inofensiva que está siendo buscada por la justicia.

Paralelamente, dentro del pueblito de Dogville, tenemos a Tom Edison (Paul Bettany), un escritor frustrado y fracasado que se las da de filósofo en un pueblucho enano. Él encuentra a Grace y le propone que se esconda ahí en Dogville. Así que organiza una asamblea, donde algunos ciudadanos se muestran reacios a recibir a Grace, sin embargo aceptan el plazo de dos semanas que da Tom para que se convenzan de esconder a Grace.

Con ciega fe en su pueblo, Tom está convencido de que esta es la oportunidad para que la buena ética y sentido de la moral del pueblo sea puesta a prueba, con resultados positivos según él.

Es así como se nos va mostrando la vida de los habitantes de Dogville y su relación con Grace. Mediante nueve capítulos, vemos como un grupo de humildes y buenos campesinos se van transformando poco a poco en horripilantes corruptos sedientos de poder, sólo con la presencia de Grace, quien no hace más que ayudar en todo lo que pueda, siendo lo más amable posible con todos.

Es una película sencillamente genial. Es la menos pretensiosa de Von Trier, además de no ser muy polémica y provocadora, siendo que toma un tema muy profundo (bueno, si no muestra penes con sangre, no es controversial).

De partida: la puesta en escena; tenemos un escenario más de teatro que de película. Un escenario sencillo, que delimita las casas del pueblo con líneas en el suelo, los animales (como el perro) no son más que una silueta con el nombre escrito (de vez en cuando lo escuchamos ladrar), las plantas, las calles, todo eso está dibujado en el suelo, sólo alguno elementos, como las sillas y otros muebles indispensables (no se iban a sentar en el aire).

Este curioso recurso se puede tomar de varias formas; una representación simple que hace que el espectador se fije más en el texto que en el ambiente. Dogville puede ser cualquier pueblo, de cualquier parte del mundo (incluso, de cualquier época), simplemente te imaginas las casas, las puertas, por medio de mímicas y sonidos. También existe la teoría de que un pueblo sin paredes es para representar “pueblo chico, infierno grande”, en un lugar donde viven a penas dos docenas de habitantes, a pesar de tener las más diversas profesiones y oficios, orígenes étnicos, etc., tienen un mismo motor moral (suponemos que es parte de la mimetización de vivir entre tan pocos).

Otro elemento que le añade sabor a la historia, es la narración tipo cuento, en la voz de John Hurt se oye deliciosa,  no aporta muchos más datos que los que nos aportan los mismos personajes y las cosas visuales, pero le da un ambiente de pueblito encantado, de personajes clichés, un perverso cuento de hadas para todas las edades.

En cuanto a la historia, está bien formadita, completamente entendible y bien desarrollada la evolución de los personajes, muy gradual y bastante objetiva, porque, siendo realistas, en un pueblo de mierda como Dogville era de esperar que ocurriera algo así como lo que le pasó a Grace.

Ahora bien (alerta de súper SPOILER), muchos no están de acuerdo con el final, considerando que es una venganza que no obedecía a la personalidad tierna y racional de Grace. Lo cual es muy idiota, porque, en primer lugar, por lo menos yo, estoy más que harta de los personajes “buenos” que tienen en sus manos el poder de destruir el mal y no lo hacen por “no rebajarse” y la huea. Una tontería. Grace izo lo que toda persona sensata con poder debería hacer, eliminó a ese pueblo por ser un foco de maldad, creo que en la película incluso lo mencionan, que el mundo estaría mucho mejor si Dogville desapareciera, una visión romántica de la destrucción, pero mucho más racional que dejar que el mal viva y se esparza… interesante ese debate.

Una película genial, con la cara de Kidman ahí en protagónico, increíble, sencillamente increíble.

“- Para ti, violadores y asesinos son víctimas. Para mí, son perros. Y si un perro lame su propio vómito, lo azoto.
– Los perros actúan por instinto. ¿Por qué no perdonarlos? Pueden aprender muchas cosas.
– Pero no si se los perdona por seguir sus instintos.”

Cuando creíamos que todo estaba perdido, que la hegemonía Disney estaba acabando con el concepto de la buena animación, de esa cruda con temas alejados de las princesas y los amiguetes de mierda; me muestran una maravilla echa movimiento conocida como Las Trillizas de Belleville.

lastrillizasdebelleville4

En su nombre original, Les Triplettes de Belleville, es una película Franco-canadience (y entre medio belga xD) de animación del año 2003, escrita y dirigida por el genial Sylvain Chomet. Fue nominada a los Oscar en las categorías de mejor película animada (pero no ganaron porque adivinen quién tiene comprada esa categoría para que ganara Buscando a Nemo ¬¬) Supongo que la academia la reconoció por su excelente valor artístico, pero no la dejó ganar por sus innumerables críticas a la sociedad norteamericana.

Por otro lado, el filme ganó premios en la Boston Society of Film Critics (Mejor película de habla no inglesa), en los Premios César (Mejor música) y en los premios Genie (Mejor Película). Y obtuvo otras tantas nominaciones en diversos festivales a nivel internacional. Fue estrenada en el festibal de Canes, estando fuera de concurso.

lastrillizasdebelleville

Todo comienza en los años dorados del teatro Music hall o bien podríamos decir que es el teatro Vodevil, con tres coristas que cantan, y diversas alegorías a la animación de los primeros años del cine (blanco y negro, 4 deditos cubiertos con un guante, etc.).

lastrillizasdebelleville10

 

Luego, se nos comienza a narrar la historia de una humilde anciana, Madame Souza, quien vive con un pequeño niño (suponemos que es su nieto); se ve algo desanimado, y ella después de unos intentos le compra un triciclo, con el cual nuestro muchacho descubre su gran pasión en la vida: pedalear.

lastrillizasdebelleville2 lastrillizasdebelleville5

 

Con el transcurso de la historia, se nos va mostrando como el muchacho crece para convertirse en un ciclista (profesional), siempre acompañado del entusiasmo de Madame Souza y la compañía de un perro muy gordo llamado Bruno :v. Pero entonces en medio del Teour de Francia, el ciclista es secuestrado, y comienza un viaje de búsqueda insaciable por parte de Madame Souza en compañía de Bruno.

lastrillizasdebelleville6

El primer perro macho que veo que le dibujan sus genitales :v

El primer perro macho que veo que le dibujan sus genitales :v

El viaje lleva a la anciana a Belleville, un lugar ficticio, una sátira de la sociedad estadounidence, un mezcla entre New York, Nueva Jersey y otra serie de famosas ciudades (lo mejor es cuando aparece el cartel de Hollywood, convertido en Hollyfood) En este lugar, Madame Souza conoce a las trillizas, viejas artistas de los mejores años del Music Hall, quienes la acogen y la ayudan en la búsqueda del nieto secuestrado.

lastrillizasdebelleville1 lastrillizasdebelleville7 lastrillizasdebelleville11

Es un relato muy bonito, sobre el amor de una abuela, la lealtad del perro, la triste vida de un artista cuando ya nadie te recuerda, la sátira de la mafia, las sátiras a la vida norteamericana de la comida rápida y la gente obesa.

lastrillizasdebelleville3 lastrillizasdebelleville8 belllaville

Entretenida al fiel estilo de don Chomet, un film casi sin diálogos, pero con buenas escenas, buena música y mucha gracia. Nos quedamos con la canción inicial de las trillizas: