Posts etiquetados ‘2004’

Es bastante llamativo, que en las listas de internet sobre “películas para reventar la cabeza” o “películas complejas de entender”, suela aparecer esta cinta (junto a “Inception” o “Memento”), y sin ánimo de ofender a nadie… creo que estos filmes pueden ser entretenidos, bonitos, geniales, etc., pero definitivamente no son complicados:

Eternal Sunshine of the Spotless Mind, El Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos (y no vamos a mencionar el desastroso título españolísimo), es una película estadouniciana del año 2004, dirigida por Michel Gondry, escrita por Charlie Kaufman (aunque para el argumento aportaron también Michel Gondry y Pierre Bismuth); la película se construyó en torno al argumento de dos libros de Boris Vian: El Arrancacorazones y La Hierba Roja, de hecho Joel y Clementine son nombres de personajes de El Arrancacorazones. Es raro que no se considerara un guión adaptado y fuese nominado en algunos festivales como Guión Original.

Película llena de elogios, posee una frescura del 93% en Rotten Tomatoes, la actuación de los protagonistas Kate Winslet y Jim Carrey fue altamente elogiada por la crítica, y entre las nominaciones y galardones que obtuvo la cinta se encuentran:

-Premios Oscar: 2 nominaciones (incluyendo Mejor Actriz para Kate), ganó el galardón a Mejor Guión Original.
-Globos de Oro: 4 nominaciones, incluyendo Mejor Guión y Mejor Película Comedia o Musical.
-Premios BAFTA: 6 nominaciones. Ganadora Mejor Guión Original y Mejor Montaje.
-Sindicato de actores: nominada a Mejor Actriz Protagonista (Kate).
-Premios Cesar: nominada a Mejor Película Extranjera.

Joel (Jim Carrey), es un sujeto solitario, introvertido y rutinario, quien ve como su vida da un inesperado vuelvo un día que hace un repentino viaje en tren sin rumbo, llega a una estación en Mountauk, Nueva York, donde conoce a Clementine (Kate Winslet), una alocada, divertida e impulsiva mujer de cabello azul.

A medida que va a avanzando el relato, el espectador se entera de que no es primera vez que Clementine y Joel se encuentran. De hecho, ambos tuvieron una sorbida relación amorosa, que acabó en un dramático quiebre, por constantes discusiones que generaba el choque entre ambas personalidades.

Es así como unos días antes de San Valentín, Clementine, en honor a su alocada e impulsiva personalidad, va a un centro especializado llamado Lacuna Inc, donde tienen un maquina que borra ciertos recuerdos, uno lleva todos los elementos que le recuerden a la persona o al hecho que se quiere olvidar, y ellos te borran la memoria y se deshacen de las cosas.
Uno de los operadores del centro, Patrick (Elijah Wood), queda fascinado con Clementine, y en una maliciosa jugada, intenta seducirla con cartas, poemas, y cosas de Joel que Clementine dejó en el centro el día que se borró de la memoria el recuerdo de Joel.

Joel, va a visitar a Clementine a su lugar de trabajo, pero ella no le reconoce; y por medio de una carta de Lacuna Inc, se entera de lo que la muchacha le hizo a su memoria. No lo meditó mucho, e invadido por la tristeza, Joel decide borrar su memoria también, momentos antes de San Valentín, en un procedimiento que resultará mucho más complejo de lo que todos creían.

Tiernucha película, llena de humor, entretenida. Un romance sencillo, sin una gota de melodrama, eso es lo más entrañable entre la pareja Clementine-Joel.

Está contada con una narración llena de anacronias, podría resultar confusa en un comienzo, pero ya a la mitad de la película está todo completamente claro.

Lo mejor de la película, a mi gusto, son las actuaciones.

Uno se encanta con la actuación de Kate, constantemente demuestra que puede interpretar casi cualquier papel. Me encanta el personaje Clementine, está llena de vida, es de esos personajes de los que uno se enamora para siempre y dice “yo quiero encontrarme a alguien así”, pero no sabemos qué tan bueno sería alguien así de impulsivo; de todas formas está llena de amorss, o sea, alguien a la que le dices te quiero y te dice perfecto, estamos casados, algo de ‘amor’ debe tener en su interior.

En cuando a Jim Carrey, hay algunos que consideran esta como su mejor película, y eso que él no está dentro de un papel cómico en la cinta, que son los papeles que tanto lo identifican; también creemos que es una de sus mejores películas, le viene el papel del bobo introvertido.

Entretenida la película, ya no hacen películas así, es muy triste.

“Hablar todo el tiempo no es necesariamente comunicarse.”

Debo aclarar que a mí me gustaba Scarlet Johansson antes de que fuera mainstream (homenaje a los casi extintos hipsters -risas-), para un deleite infantil, conocí su sensual rostro poco antes de que su nariz se viera diferente, en esta encantadora película de 2004:

The Perfect Score, o en latino América, la Marca Perfecta, es una cinta de 2004 dirigida por Brian Robbins, escrita por Mark Schwahn, Jon Zack y Marc Hyman. Un drama adolescente con pobres tintes de comedia, intentó ser una propuesta “creativa” al mega saturado mercado de las películas para jóvenes en secundaria, lo cual, por supuesto, no funcionó. A pesar de contar con un elenco relativamente interesante: Erika Christensen, Chris Evans, Bryan Greenberg, Scarlett Johansson (-aplausos, challa, confeti-), Darius Miles y Leonardo Nam.

No llega a obtener más de 20% en Rotten Tomatoes, lejos de ser un éxito de taquilla, y para peor  fue recibida con mucho recelo por la crítica, comparándola de manera desfavorable con la meca de las películas reflexivas adolescentes, “The Breakfast Club” (el parecido es relativamente evidente y muy perjudicial).

La película comienza con un grupo de jóvenes que ven como su mundo se está yendo a la mierda porque está pronto el examen del SAT (el examen gringo para ingreso a las universidades), que luego de dar un examen de prueba, algunos se dan cuenta que están muy lejos del puntaje mínimo que se necesita sólo para poder poner un pie dentro de alguna universidad.

Pertenecientes a mundos diferentes, unen fuerzas para lograr resolver el dilema que los aqueja ¿cómo poder pasar el examen?

perfect-score-the-di-4

Y por supuesto, la película se presenta empleando la vieja técnica de los estereotipos tenemos a: El protagónico (Chris Evans) sin determinación clara, quien necesita obtener un buen puntaje para complacer las expectativas familiares y sociales respecto a su futuro universitario y posteriormente laboral. El mejor amigo del protagónico (Bryan Greenberg), pobre, que necesita poder alcanzar un buen puntaje para estudiar lo que sea y no terminar en la tienda de retretes familiar. El deportista bobo (Darius Miles), un muchacho afroamericano a quien se le perdonó todo por ser la estrella deportiva, con una beca completa asegurada (las maravillas de Estados Unidos) pero como tiene que obtener un puntaje mínimo para ingresar, además de complacer a su exigente madre, se encuentra en aprietos al darse cuenta que es un completo palurdo.

chris-in-the-perfect-score-chris-evans-12598510-500-375

La genio (Erika Christensen) demasiado presionada por la vida y sus conocimientos, que si obtiene una mala puntuación sería la vergüenza de la escuela. El idiota drogadicto (Leonardo Nam) que consigue cualquier cosa que puedas imaginar. Y la Rebelde (Scarlett Johansson), infaltable, hija de una padre desconsiderado que sale con muchachas de su edad y que para la suerte del grupo , su padre resulta ser el director del ETS (institución encargada de crear la prueba SAT).

Con estos antecedentes, se les ocurre la loca idea de robar las respuestas para el examen, directamente desde el centro ETS, con dos intentos, uno fallido torpemente, y otro tan elaborado, como la más alocada película de misión imposible.

Si bien es una película relativamente “mediocre”, de esas que en los buenos tiempos te las topabas solamente en los video clubs de mala muerte (así la conocí yo), no deja de ser una película interesante de analizar, por lo menos para la vida más joven.

Plantea el dilema moral respecto a las cuestionadas pruebas de sondeo universitario, pesadilla de jóvenes alrededor del mundo, claro, aquí se muestra de una forma mucho más extrema, la desesperación llega al punto de arriesgarse a ir a la cárcel, sólo por obtener las respuestas y así calificar de forma decente (incluso perfecta) al examen de mierda. De todas formas se pudo criticar mucho al depredador sistema, pero claro, la idea no era que los jóvenes se cuestionaran la vida, la cosa era mostrar una comedia ligera basada en el afán exitista de la sociedad moderna.

Por otra parte, claro, lo de los estereotipos, chicos desconocidos que buscan el bien común, me hubiese encantado verlo en la vida real. Pero eso no pasa señores, no pasará nunca, la utopía del Club de los Cinco nos dejó un vacío espiritual importante, y que hasta Disney ha intentado replicar en el nuevo milenio; impresionante que aún llame la atención esa fórmula, hay que hacer una investigación de por qué pasará… Una vez leí que era porque los jóvenes de diversos mundos se pueden sentir identificados… que mierda más estúpida.

No es una película muy recomendable, porque bueno, no es taaaaan entretenida, pero al menos sirve para matar tiempo un asqueroso día Domingo.

Pongámosle play a Katy Rose… Overdrive:

Abril de 2004, cuando se pensaba que el género de películas adolescentes con eternos estereotipos y mucho rosa, chicas fabulosas, matados y del montón, ya estaban pasadas de moda, muy ochentero y embarrado de los noventa. Y entonces, entremedio de las cenizas de miles de producciones aparecen los destellos de Means Girls, Chicas Creídas o Chicas Pesadas.

Film dirigido por Mark Waters, escrito por Tina Fey, guión basado en la novela “Queens Bees and Wannabes” de Rosalind Wiseman. Protagonizada por la muñeca rota de Disney, Lindsay Lohan, quien ya había probado fórmula con Waters en Freaky Friday (Un Viernes de Locos).

Es normal que los padres vayan a dejar a los hijos el primer día de clases, pero no para Cady, quien es una muchacha de 16 años que recién tendrá su primer día de clases, debido a que sus padres son zoólogos y ha pasado los últimos 12 años de su vida en África, siendo educada en casa. Así que se va llena de entusiasmo y esperanza a la preparatoria.

Evidentemente su primer día es un desastre sin precedentes, dejándola con ganas de volver a su amada África donde la sabana es mucho menos hostil que la escuela; Sin embargo sus días ven el sol cuando conoce a un par de desadaptados llamados Janis Ian (Lizzy Caplan) y Damian (Daniel Franzese) demasiado gay para funcionar; quienes la incluyen en su pequeño grupo y le enseñan a sobrevivir en la jungla de la prepa; y además le hablan sobre quienes debe cuidarse: Las Plasticas.

Las Plásticas son un trío sensual de chicas populares, compuesto por la chica más tonta de toda la escuela, Karen Smith (Amanda Seyfried), por una ejecutiva y chismosa Gretchel Weiners (Lacey Chabert) Por eso su cabello es tan grande, está lleno de secretos… Y el demonio en forma humana: Regina George (Rachel McAdams). El trío más malvado de la prepa…

Ya como Cady es una salada de mierda, cae en las redes de las Plásticas al pasar junto a ellas en la cafetería. Es así como Janis la convence de que se junte con las Plásticas y en secreto con el dúo dinamita, para burlarse de las cosas que digan el trío. Cady, como una buena y sumisa salvaje, acepta.

Paralelamente, en la clase de matemática avanzada, Cady conoce a un chico de tercero de prepa, el siempre sensual y codiciado Aaron Samuels (Jonathan Bennett), quien, para desgracia de Cady, es el ex novio de Regina, y ya saben lo estrictas que son las reglas de la femeneidad con los exnovios.

Pero entonces, en una fiesta que el mismo Aaron da en su casa para Halloween, Regina, más que  enterada del interés de Cady por Aaron, lo besa en frente de ella. Cady se superdeprime, y va donde Janis y Demian a llorar… aquí comienza el jugoso plan que fraguan para hundir a la acorazada Regina George, alejando a Aaron Samuels, eliminando su buen físico y destruyendo su ejército de taradas (Gretchel y Karen).

Sí, lo sé, es la historia más estúpida de la vida xD. Pero no hay que precipitarse, si analizamos bien la cosa, tiene mucho de que agarrarse. De partida, porque es una comedia muy bien pensada, el tipo de humor que tiene es muy especial (ya no hacen películas así TT-TT), tiene una traducción latina impecable (de esas que ya no hacen -.-), o sea en esa escena (SPOLIER) donde están pidiendo disculpas públicas y aparece la rubia esa con su “quisiera hacer un pastel de abrazos besos y amor” Conchetumare, esa huea es para morirse, recagarse de la risa.

Tiene un millón de elementos interesantes, ¿Quién no quiso tener un libro del mal alguna vez?, yo por lo menos sí jajaja. Y lo más llamativo, es que tiene decenas de personajes, y todos, hasta el más insípido logra ser bien desarrollado, no sé como lo hicieron xD, pero es cuático como logran desarrollar a todos los principales, y meter entre medio un montón de gente X, que al final uno los recuerda igual (Emma Gerber y Jessica Lopez, tsss no son nada, y uno igual sabe toda su vida xD), es un humor para todos los gustos, o por lo menos para una amplia gama.

“Los Miércoles usamos Rosa”

Siempre fui una chiquilla muy precoz. Pero no porque el mundo me obligara, o porque fuese parte de una pandilla o similares. Simplemente me movía la curiosidad. En medio de mi búsqueda sexual pubertosa, me encontré con el maravilloso mundo del cine LGTB, que orienta mucho más de lo que se cree xD. Y he aquí una de las primeras películas que vi:

D.E.B.S. o bien el ñoño título español, Espías Seductoras, es una película del año 2004, escrita y dirigida por la impecable Angela Robinson, basada en un cortometraje homónimo. Una película un tanto experimental, podríamos encasillarla en algo así como una comedia romántica de acción(?)… sí, así está bien xD.

Fue ganadora en el Festival Internacional de Cine de Berlín del premio del Jurado, además de tener dos nominaciones en los Black Movie Award del año 2005 (Mejor guión y Mejor Actuación femenina Principal).

Todo comienza en el S.A.T (es ei ti), la prueba de aptitud para ingreso a universidades en estados unidos; dicho examen, como nos cuenta la película, tiene una serie de preguntas ocultas, que miden tu habilidad de mentir, ser tramposa y matar. Preguntas puestas apropósito por el gobierno para reclutar nuevas alumnas en su división especial de espías, las DEBS.

Entonces se nos presenta a un cuarteto ya escogido de ante mano, porque bueno, como toda agencia malibú estadounidence, tiene que dividir en grupos a lo fraternidad de American Pie xD. Cuarteto compuesto por la perfecta Amy (la rubia encarnada en Sara Foster), la tierna Janet (Jill Ritchie, otra rubia), la ruda Max (Meagan Good) y la supuesta francesa Dominique (Devon Aoqui). Todas siempre geniales, el clásico grupo poco ortodoxo pero siempre se salvan, ya saben, esto es una película burla de los clichés mas que mal.

zvip0WKqQ1hGbVJIwjP7LXZ05xW

Nuestra protagonista, Amy, es la alumna perfecta, que obtuvo la calificación perfecta en el examen de aptitud oculto en el S.A.T. Y tiene un novio perfecto que trabaja para el FBI (porque claro, tiene que estar la bollera con transmutación desde la vida hetero xD), pero por alguna razón lésbica inexplicable para Amy, la relación carece de total sentido para ella, al igual que la vida de espía (ella quiere ir a una escuela de arte en Barselona). Y para calmar algo de la presión en su miserable vida, termina con su novio, justo un día antes de una de las misiones más importante para las espías: espiar a Lucy Diamond (Jordana Brewster).

Lucy Diamond es la malvada máxima del universo (muy caricaturesca su villanía), y que no ha salido con nadie desde que su última novia la botó, entonces decide ir a una cita con una Asesina Rusa (Jessica Cauffiel), sin saber que medio mundo está espiando.

Lucy Diamond como leyenda del crimen organizado, tiene como sello de que nadie (de los buenos) que haya hablado con ella ha vivido para contarlo.

En un momento todo se va al carajo, y nuestra querida y existencial Amy tiene un encuentro cercano con la malvada Lucy Diamond, y para darle jugosidad al asunto, vive para contarlo.

Bueno, de ahí en adelante se desarrollan una serie de situaciones entre lo cómico y lo trágico, con un sello de romance no meloso ni muy dejado. Con una dosis justa.

Es una película casi única en su especie… por qué?:

-Las lesbianas de la película no son fenómenos de circo deformes (en serio, sino me creen que la deformidad es un patrón común de la lesbiana cinematográfica, deberían ver Gigolá xD)

-Es un romance ni muy cursi ni muy fome. (aunque todos concordamos que falto más sexo jajaja)

-Es una película para reírse, nada de dramas culiaos catárticos, ni tonterías culias, todo en su justa medida, hasta te hace pensar un poco…

-No es una cinta pretenciosa, y aún así, logra tener una muy buena construcción a pesar de su bajo presupuesto.

-Y tiene un soundtrack bastante decente, ahí con Another girl Another planet y Little Respect

Excelente para pasar el rato.

Nos quedamos con little respect en karaoke con Lucy Diamond (contiene SPOLIER, pero si eres de los míos, lo verás de todos modos):