Posts etiquetados ‘Cine independiente’

Cuando era joven, veía muchas película pirateadas que mi padre le compraba a un sujeto que se las vendías más baratas siempre que las comprara de a 10 o 15. Entre medio siempre iban películas muy what, y otras revelaciones interesantes, como esta gran cinta:

Hard Candy internacional y para argentino y españoles, “Dulce Venganza” para los venezolanos, y un vergonzoso “Niña Mala” para los mexicanos, es una película clasificada dentro del suspenso, del año 2005. Una producción independiente dirigida por David Slade y escrita por Brian Nelson.

La película contó con un presupuesto inferior al millón de dólares, ya que por su contenido altamente ‘controversial’, los creativos pensaron que la productora podría interferir. La banda sonora está compuesta en más de un 90% de sonidos ambientales y el rodaje se completó en 19 días (interesante para una película con una complejidad implícita).

En el Festival de Cine Fantástico de Sitges se llevó los galardones a Mejor Película, Mejor Guión y El Premio del Público.

Tenemos a una joven de catorce años llamada Hayley Stark (Ellen Page, me encanta ella), que en un chat de internet conoce a un fotógrafo llamado Jeff Kohlver (Patrick Wilson), un hombre de treinta y dos años, al tanto de las tendencia de los jóvenes y con un sospechoso actuar frente a una chica tan joven.

Durante tres semanas mantienen la amistad cibernética, hasta que llegan al acuerdo de que es hora de conocerse en persona, quedando de juntarse en un café llamado Nighthawks, conversando de sus supuestos intereses comunes.

Entonces, mientras hablaban de música y de un grupo llamado Goldfrapp, Jeff invita a Hayley a su casa, para escuchar la discografía completa en mp3. Pero claro, uno como espectador sabe que las intenciones son otras, y no necesariamente hablamos de Jeff.

Una vez en la casa de Jeff, él ofrece un par de cócteles con vodka, suben la música, y cuando el ambiente está propicio, le dice a Hayley que le gustaría fotografiarla en su estudio (muy profesional, por cierto); ella acepta, pero antes, se sirven otro cóctel preparado por Hayley.

Es así como la mente de Jeff se desvanece, y una vez que recupera el conocimiento, se da cuenta que está atado a una silla. De ahí en adelante comienza una seguidilla de torturas y maquiavélicos juegos por parte de Hayley, reprochándole a Jeff su gusto por muchachitas demasiado jóvenes.

Para ser una película estadounidense, distribuida por una productora relativamente “conocida”, es bastante potente, uno se espera este tipo de tramas por parte de las películas europeas o canadienses; posee una oscuridad diabólica muy interesante.

Estaba pensando además, que la venganza que propina Hayley está dentro de las mejores lecciones para abusadores que nos entrega el cine, no tan gore como la de la escritora cortapenes dispararectos, no tan cruel como “La piel que habito”, pero lo suficientemente cruda como para ser una venganza precisa.

Muchos de los detractores de la cinta, consideran que el motivo de Hayley es poco coherente y no posee la suficiente fuerza, para justificar las torturas que sufre Jeff…

Y sinceramente creo que eso proviene de parte de algunos que no se imaginan lo terrible que es ser abusado o ver como alguien cercano lo fue. Sinceramente si yo hubiese sufrido una situación como la de Hayley, probablemente habría hecho lo mismo, y peor. Es cuestión de perspectivas eso de la venganza ¿no?

Es entretenida, silenciosa (la falta de música se nota, pero no molesta), y lo mejor es que no decae en ningún momento.

“Intenté ser lo más inocente y retardada posible. ¿Cómo me salió?”

El cine es una cosa curiosa que sirve para todo: convencer (esas películas culias que proyectaban para adherir súbditos al partido nazi), informar (una cosas como los documentales del señor Moore), deleitar (las innumerables películas que son obras de arte) o simplemente entretener (la comedia… meh). Pero hay un tipo de cine que fue creado para provocar, para mostrar todo aquello que nos desagrada, poner al límite la resistencia del espectador, ver cuánto resistes sin vomitar, indignarte o llorar; es en este tipo de filmes donde cabe la siguiente película:

A Serbian Film, o bien, Una película Serbia, originalmente llamada “Srpski film”, del año 2010, opera prima del director Srdjan Spasojevic, escrita por Aleksandar Radjyojevic y Srdjan Spasojevic. Considerada dentro de los filmes más polémicos de la historia, partió como un proyecto experimental para darle un vuelco a las producciones serbias, aburridas y ortodoxas. Acabó siendo una bomba mediática.

Entre las polémicas que se generaron en su estreno, se encuentran el revuelo que hubo en España, por parte de la FAPMI (Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil), que por medio de una carta abierta pidió un boicot mediático y artístico a la película y sus creadores, en rechazo a las escenas de maltrato y pornografía infantil presentes en el film. Por otro lado la CONCAPA (Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos), pidió que se retirara la proyección de la cinta en la Semana de Cine Fantástico y de Terror de Donosti. No fue el único festival donde se cancelaron las funciones.

Pese a todo el revuelo que provocó, la cinta fue aclamada por la crítica, siendo exhibida en prestigiosos festivales como el de Cannes, el de Toronto, el de Londres, entre otros.

Todo comienza con una leyenda del porno, Milos (Srdjan Todorovic –nombres de mierda que tienen-), actor que está en una suerte de “retiro”, viviendo de lo que quedó de sus años de gloria, junto a su amorosa esposa y su hijo. Sin embargo, la tranquilidad podría acabar, puesto que el dinero de Milos se está acabando al no tener una fuente de ingresos.

Justo en medio de esta mini crisis, aparece una curiosa oferta de trabajo para una película porno, en donde solicitan específicamente la actuación de Milos, por la cual le pagaran suficiente dinero para que pueda vivir tranquilo el resto de su vida.

serbian_film

El productor y director de la película porno, es un curioso sujeto que parece ser un experto en el “porno artístico”, viendo la industria más allá de películas para adultos pervertidos, las ve más bien como el arte de la perversión humana.

En las primeras grabaciones, Milos nota de inmediato que algo anda mal con la película, el guión le parece extraño, y las escenas no son muy de su agrado (golpean a una rubia, hay una adolescente entre medio, le piden que golpeé también).

Pero para su desgracia se retira demasiado tarde de la producción. Luego de su renuncia, despierta salpicado de sangre en su casa (el giro de la película), y comienza a hacer una retrospectiva de qué fue lo que pasó, recordando que lo drogaron e incitaron a hacer cosas completamente horribles.

serbianfilm

 

Es una película muy fuerte. Yo suelo subestimar este tipo de cintas, que vienen con una etiqueta de ser muy sorprendentes e impactantes, porque al verlas me doy cuenta de que no eran tan terribles (como me pasó con “120 días de Sodoma” o “Irreversible”, que tienen escenas potentes, pero las opiniones de quienes las han visto, son exageradas en muchas ocasiones).

Pero en el caso del Serbian Film (Alerta de SPOILER), la famosa escena donde el productor grita “New Born Porn!!!” y el bebé llorando de fondo y la banda sonora, y con un poco de imaginación, me dio muchas ñañaras, muchas ñañaras, esa escena me hizo pensar que lo que se decía del film tenía algo de cierto. Creo que la forma en que fue hecha es especial para que a uno le dé cosa, porque si tuviese otros colores y una música menos lúgubre, es probable que no hubiese tenido el mismo efecto.

Y bueno, me agrada ese concepto de querer parodiar a las películas de su país haciendo la película más desagradable que se les podía ocurrir, es como cuando en South Park escriben el libro de Mcbolas de Moco, sólo para generar rechazo. Me pregunto cómo podría ser “A Chilean Film”, en un país plagado de películas sexuales, comedia barata y películas históricas (aunque entre medio hay hartas producciones notables), pero lamentablemente esas tres temáticas priman.

Esta película es irreal y grosera, los penes que aparecen son pobres imitaciones y debido a su contenido nadie la debe ver ¿Recomendable? Mmm… Como el laboratorio de Dexter… Bajo su propio riesgo.

Esta película… eh… es de esas producciones que son tan extrañas y ‘malas’, que pasan a ser memorables e increíbles. Hoy en día es casi obligación verla, sobre todo si eres amante del cine de clase B, y estás harto de los dramas hollywoodenses, o quieres algo más experimental:

Killer Klowns from Outer Space, o bien… Los Payasos Asesinos del Espacio Exterior, es una película independiente del año 1988, dirigida por Stephen Chiodo, y escrita por Charles Chiodo y Edwards Chiodo (por los apellidos, podemos concluir que es un proyecto familiar). Se le considera de Terror, Comedia y Ciencia Ficción.

La película ha sido clasificada por muchos portales, en la categoría de “clase B”; una calificación que reciben ciertos filmes experimentales o independientes de bajo presupuesto. De un notorio bajo presupuesto; suelen tener historias poco habituales, tramas más retorcidas, personajes alucinantes, mundos de pesadillas, actuaciones malísimas o efectos especiales a lo Chavo del Ocho. Cuando la película tiene una calidad realmente desastrosa, se ha llegado a hablar incluso de una categoría de “clase Z”, esas películas ya no tienen por dónde.

A pesar de ello, hay muchas cintas de este tipo que han logrado una transcendencia en el mundo del cine, más para el público aficionado cinéfilo, que para la crítica; para la crítica estas películas son siempre una ‘mierda’, Prueba de ellos es la nula aceptación de la crítica formal, declarando que algunas de ellas no deberían existir, y aún así tienen un 71% de frescura en el sitio de Rotten Tomatoes.

No se puede negar que hay algunas clase B que tienen lo suyo, el mérito de hacer una película ‘mala’ gustable, es tanto aceptable como el de hacer una película ‘buena’ que no es del todo atractiva.

Nos encontramos en un tranquilo pueblito estadounidense llamado Crescent Cove. Cuya tranquilidad se ve interrumpida cuando en medio de un bosque aterriza lo que parece ser una nave espacial. Un par de jóvenes que estaban en la cercanía, Mike (Grant Cramer) y Debbie (Suzanne Snyder), ven el fenómeno estellar, pensando que se trata de un meteorito o similar.

Para su sorpresa, no hay ningún astro, ni nave, ni nada, lo único que encuentran es una carpa de circo. Cuando de la nada salen lo que parecen ser payasos, que tienen serias intenciones de matarlos. Ambos jóvenes logran escapar, y van a alertar a todo el pueblo que hay unos payasos asesinos, que vinieron en una nave espacial en forma de carpa.

Obviamente nadie les cree. Y los payasos comienzan a sembrar el terror por todo el pueblo.

Lo más curioso de la película, es la tecnología alienígena pintoresca que poseen los payasos. O sea, partiendo por el hecho de que los aliens tienen forma de payaso… atacan con pistolas de palomitas de maíz, envuelven a sus víctimas en capullos de algodón de dulce, y utilizan perros hechos de globos para rastrear a los humanos.

No sé si esta película es recomendable, aún no encuentro una película que no lo sea, porque no es para todo público, hay mucha gente que se aburre, yo personalmente no sabía qué pensar… si es que se puede pensar algo durante la película, porque tiene cosas muy curiosas, pero es tan irrevernte, que te llega a doler el sentido del absurdo, no tiene caso encontrarle sentido, y creo que por ahí va la magia de este filme. Como Sharknado, los Castores Zombies o Piraña 3D.

Alejarte de los conflictos complejos e imaginar qué ocurriría si un día vienen extraterrestres al alcance de nuestro ojos, la revolución de los zombies, tomates mutantes que se comen a la gente, un universo de posibilidades, filmes que encarnan la utopía del cine donde se puede imaginar y filmar lo que quieras.

La recomendación sería verla bajo la influencia de algún estupefaciente alucinógeno o algo por el estilo, ahí debe ser una experiencia totalmente del espacio exterior.

De repente uno tiene momentos de debilidad con esta nuestra raza, pensando que el mundo es un lugar bueno y que puede ser mejor, que los seres humanos en algún momento dejarán de ser una manga de idiotas y pasarán a ser el homo superious que tanto esperamos… y entonces te topas con películas como esta y se te devuelve todo el espíritu ogro y gruñón que tanto ha caracterizado a las últimas generaciones de la internet…

boxing-helena

Boxing Helena o Mi obsesión por Helena, es una película estadounidense del año 1993, dirigida y escrita por Jennifer Chambers Lynch (sí, la hija del ilustre director surrealista). Un drama, trhiller erótico, que roza la comedia y la clasificación B, estuvo rodeado de polémicas, incluso antes de su estreno, debido al escándalo que protagonizó Kim Basinger, que luego de haber firmado para ser Helena, se negó debido a las escenas sexuales que aparecen en la película (no sabemos porqué el escándalo, ya que no eran gran cosa las escenas).

Por otra parte, a pesar de que la película puede resultar (MUY) risible, encierra un alto contenido de tortura, violencia y abuso de poder; y sin mencionar las mutilaciones que son las protagonistas del drama “amoroso”.

A ver…

Todo comienza con el distinguido jefe de cirugía, el Dr. Nick Cavanaugh (Julian Sands), un hombre solitario, tranquilo, muy profesional, de esos que se alimentan sano y salen a trotar por las tardes; pero a pesar de su increíble curriculum, no tiene muchas suerte con las chicas, o por lo menos no con la chica que él quisiera: Helena (Sherilyn Fenn).

Se nos va contando cómo Nick está completamente obsesionado con Helena y con la idea de poseerla; tanto así, que un día, luego de una discusión con la susodicha, ocurre un accidente donde Helena es atropellada, y Nick en medio de su desesperada locura de macho psicópata carismático, le corta las piernas (dando a suponer que es por el horror causado por el accidente) y la encierra en su casa para el post operatorio.

Se va desarrollando una enfermiza historia de amor entre ambos, Helena sin brazos ni piernas, Nick obsesionado con la idea de que ella lo ame a toda costa, el novio de Helena que la busca sin cesar, el círculo cercano de Nick que no entiende porque ha decidido alejarse definitivamente de la sociedad para encerrarse en su solitaria mansión (supongo que cuidar a una persona postrada es un trabajo de tiempo completo).

Muy freak, y para ser la opera prima de la hija de Lynch, es bastante bochornosa.

Primero que todo, olvidémonos de ese escándalo absurdo que ocurrió hace 20 años con las actrices y las productoras y blablabla; aquí lo más bochornoso es que es una película que roza la clase B, tiene escenas tan desastrosas que llega doler el cerebro; esa escena donde Nick está trotando abatido por el dolor inculcado por su amada, debe de tener un nivel superior que nuestra aletargada apreciación del cine no alcanza a vislumbrar; es eso o la escena es muy mala.

Por otro lado, creemos que una película con escenas eróticas debe tener un mínimo de respeto por el público (y por sí misma), pero Boxing Helena es de esas cintas que te hace sentir incómodo de la pura vergüenza ajena, ¡dios!, esas escenas donde Nick ve desnudarse a Helena, duelen.

Es una historia contada a machetazos, con un desarrollo de la obsesión de Nick medio idiota y sin sentido, es como una caricatura muy deforme y exagerada de la sexualidad masculina y sus inseguridades, la posesión del objeto del deseo, la mujer objeto que aún privada de su humanidad, Eva traicionera, logra, con su venosa boca de serpiente, disminuir al amante en apuros, quien tan sólo desea ‘amor’.

O sea, pensando que yo soy Nick, y una tipa a la que le corté los brazos y las piernas, me empieza a decir que soy patético… por favor… no sé, complicada la psicopatía de Nick.

Por otra parte, Helena, completamente indefensa y mutilada, en lo único que podía pensar era en que Nick era mal amante y un hombre patético (¿?) Hola… te acaban de secuestrar y de cortar las extremidades, por favor, muestra un poco de dolor o algo. Perturbadora la reticencia de Helena; de seguro el nombre lo escogieron por todo el boche que hubo en Troya, la hermosa Helena que desata guerras en las tierras de los hombres.

Pero para qué estamos con cosas, esta es de esas películas que pasan a ser de culto por lo extrañas o malas que son (como Los Payasos Asesinos del Espacio Exterior, Sharknado o Jason X), recomendable para un día domingo lluvioso… véala bajo su propio riesgo.

¿Recomendable? No sé. Sí.

Vamos a poner un poco de sensualidad a la cosa. Y porque este bello tipo de descubrimiento ocurre una vez a las mil. Hablo de una película muy especial, y a la vez no tanto:

Año 2009, nacimiento de Cracks, una película británica-irlandesa independiente del director Jordan Scott, escrita por Ben Court, Caroline Ip y el mismo Jordan. Basada en la novela homónima de Shelia Kholer.

Y, por supuesto, lo que todos esperan, protagonizada por la sensacional Eva Green, junto a Juno Temple y María Valverde; un trío excepcional que funciona a muchos niveles. Pero claro, Eva Green le da todo el toque jajaja.

Una película no muy bien recibida ni por la crítica ni por el público; tanto así que sólo alcanzó un 43% de frescura en Rotten Tomatoes.

Corre la década de 1930, y se nos muestra el estricto internado St Mathilda, tenemos a un grupo de chiquillas que son parte de un equipo de salto en trampolín (algo nos quiere decir el cine, es como tercera película con gente homosexual en grupos de natación xD), comandado por una sensual profesora, miss “G” Gribben (Eva Green), una ex-alumna del mismo establecimiento, que por medio de una serie de eventos, terminó como profe ahí.

Tiene una extraña relación con las muchachas, en especial con su consentida, líder indiscutida del equipo, Di Radfield (Juno Temple), quien parece estar perdida y adolescentemente enamorada de miss G.

Entonces un día, llega una asmática, hermosa, inteligente y talentosa nueva alumna española llamada Fiamma Corona (María Valverde). Miss G fija toda su atención en la recién llegada, y claro, la nueva tampoco es un ejemplo de humildad y se pavonea por ahí con sus múltiples facultades, despertando cada vez más el interés de miss G, y generando horribles celos en Di.

Di, cegada por los celos, comienza un terrible acoso contra Fiamma, quien a su vez debe soportar el acoso sexual por parte de miss G, quien crea treta tras treta para tener a Fiamma como parte de sus perversiones.

Es una película con una bonita fotografía y una paleta de colores interesante, muy propia de grabaciones en Irlanda o de esas tierras británicas/europeas en general (a ratos me recordaba a Submarine o The Magdalena Sisters).

Ahora bien, los personajes no me convencen del todo. Tenemos por un lado a miss G, una perturbada lesbiana que no ha madurado lo suficiente como para hacerse cargo de alguien más pequeño que ella, a ratos incluso me parece que ella no se da cuenta de la diferencia etaria con las cabras; sin mencionar sus delirios de grandeza y su frustrante existencia, partiendo por el hecho de finge una serie de cosas (como ser una mujer de mundo, viajera, aventurera, cuando con suerte a salido a comprar huevos a la esquina), sólo para impresionar a un grupo de adolescentes, pubertas e incluso hay niñas entre medio.

Por otro lado está Di, una revoltosa y carismática líder, ok… puedo entender su enamoramiento y el acoso a la nueva, millonaria, llamativa y sensual española que supone una dura competencia para ella, pero no sé, de repente me cuesta creer sus acciones tan drásticas, es una muchacha muy freak.

Y tenemos al final a la española asmática Fiamma, que tiene más cara de judía que de española xD, igual, entiendo su heterosexualidad innata y todo eso, pero si una con 15 años (no recuerdo que edad tenían las chicas, pero era por ahí), y que una profe como Eva Green te acose, no sé xD la curiosidad adolescente siempre es un misterio, a ratos me parecía incluso que a Fiamma le gustaba Di, y que a Di le gustaba Fiamma y que miss G estaba puro hueviando; todo es muy confuso, se nos muestra siempre en el cine a la lesbiana como la loca, ahí con los desequilibrios de miss G y de Di… pero bueno ¿qué lesbiana no está loca? (si, ya sé, todas menos tú y tu grupo de amigas jajaja)

Supongo que faltó más definición de los personajes en algunos aspectos, de todas formas es una película muy buena, entretenida al menos, es muy recomendable para quienes les gustan los dramas lésbicos extraños no melosos jaja

Personalmente me llaman mucho la atención las películas de Drags Queens y Tom Boys y Etcéteras, porque me llaman mucho la atención sus pequeños cerebros perturbados; así que en honor a este tema, les traemos una película que nos lleva a la mente de un muchacho que quiere un anhelado cambio de sexo.

Transamérica, es un film independiente estadounidence del año 2005, escrito y dirigido por Duncan Tucker, protagonizado por Felicity Huffman en el papel de Sabrina Osbourne.

Un drama LGTB muy aclamado por la crítica, con nominaciones en diversos festivales; dentro de los galardones que ganó se encuentran:

-Premios Independent Spirit: Mejor Actriz, Mejor guión de opera prima.
-Festival de cine de Berlín: Premio del Jurado de lectores de la revista Siegessaule.
-Dauville Film Festival: Mejor Guión.
-GLAAD Media Awards: Película Destacada.
-Globos de Oro: Mejor Actriz de Drama.
-National Board of Review: Mejor Actriz.
-Premios Phoenix Film Critics Society: Mejor Canción Original
-Premios Satellite: Mejor Actriz.
-Festival de cine de Tribeca: Mejor Actriz.
-Festival de Cannes: Revelación Masculina.

Sabrina “Bree” Osbourne, espera con ansias la vaginoplastia que tendrá la semana entrante, con buena evaluaciones médicas y psiquiátricas, para dejar de ser Stanley Shupack (el nombre que le pusieron sus padres) de una vez por todas. Pero todo su panorama se revuelve cuando recibe una llamada desde Nueva York, donde le informan que su hijo está en un centro de detención de menores y que debe ir a buscarlo, porque su madre se ha suicidado hace un tiempo.

Un hijo llamado Toby Wilkins (Kevin Zegers), que Bree tuvo con una chica lesbiana, amiga de la universidad. Es un prostituto juvenil, drogadicto y con la ilusión de ser un actor porno rubio.

Para ella comienza toda una odisea, ya que al conocer a su hijo, para no espantarlo, le dice que es una voluntaria de la iglesia y que lo va a llevar a su hogar, mientras que el muchacho hace berrinches para que lo lleve a Los Ángeles y así comenzar una prometedora carrera de actor.

Una bonita travesía por las carreteras de Estados Unidos, que nos muestra una visión distinta de la paternidad en manos de Bree, que no tenía idea de su hijo hace unos días y ahora tiene que dárselas de padre y madre a la vez. Los problemas familiares que debe enfrentar una persona en la situación de Bree, los problemas sociales, incluso personales, cosas tan simples como ir al baño, son un tremendo hueveo para ella.

Es una película tiernucha, entrañable, con una banda sonora piola y con actuaciones muy interesantes (la familia de Bree es un chiste xD). Recomendable 100%. Dejamos una frase del irreverente Toby, sencillamente genial xD:

“- ¿Sabía que el Señor de los Anillos es gay?
– ¿Perdón?
– Hay una gran torre ¿sí? Y apunta derecho a una enorme cosa ardiente, como una vagina. Y es el símbolo del mal supremo. Y luego Sam y Frodo tienen que entrar a una cueva y depositar el anillo mágico en una fosa de lava ardiente y humeante. Pero a último momento, Frodo no puede hacerlo, así que Gollum le arranca el dedo de un mordisco. ¡Gay!”

Hay que reconocer que en medio de desvaríos de juventud, me incliné bastante a la cultura punk. Fue entonces cuando entre dioses salvando reinas y cerebros colgados boca abajo, me encontré con esta maravilla infravalorada:

SLC Punk, es una película independiente estadounidense de 1998, escrita y dirigida por James Merendino. Se le conoce como la “Trainspotting americana”, ya que luego del increíble éxito artístico y en la taquilla que tuvo la cinta europea, se intentaron muchas “copias” o más bien imitaciones del estilo; sin embargo ninguna tuvo la fuerza para hacer una película visualmente atractiva, divertida y además, crítica. SLC Punk fue la que más se acercó en medio de ese boom.

Las siglas SLC, corresponden al lugar donde se desarrolla la mayor parte de la película: Salt Lake City; capital del estado de Utah, Estado Unidos.

Todo comienza con un joven de la corriente punk llamado Stevo, encarnado por Matthew Lillard, en tiempos donde la cultura punk se remitía al antisistema y anarquismo casi puro, por ahí a mediados de la década de 1980.

Sumado a ello, el pobre anarquista vive en Salt Lake City, en Utah, una ciudad ultra conservadora y con una fuerte raíz religiosa por su amplia población mormona. Simplemente cualquier tribu urbana es como un grupo de extraterrestres.

Junto a Stevo, tenemos al muchacho “Heroin” Bob (Michael A. Goorjian), el más sano de los punks, un antisistema que nunca se ha drogado y que le aterran las inyecciones. Su mejor amigo, compañero de parrandas y acompañante en el piso ocupa donde viven.

La película en general es un vaivén de situaciones cómicas, de buenas anécdotas de ser idealista, un popurrí de todo lo que rodeaba (y aun sigue rodeando) a los jóvenes inmersos en diversos universos sociales y culturales, dentro de una misma ciudad, donde se pelea por la supremacía ideológica, con esa obsesión por la “pureza” de una ideología, de un estilo (una visión romántica por lo demás, que en nuestra sociedad actual, lamentablemente, ya no existe).

Es mucho más que un cabello azul y una A en un círculo, es una forma de mirar el sistema, que 3 décadas después sigue igual de podrido, el protagonista nos va mostrando las contradicciones en las corrientes de pensamientos, incluso la suya, en corrientes de pensamientos que parecen ser sólo una forma de vestirse. Una bonita mirada y muy bien hecha.

“Tengo 18, y les puedo decir… ¡Jódanse!”