Posts etiquetados ‘Películas Españolas’

Volvamos al encanto de la maravilla histórica, 1999, un año épico para el cine en todo el maldito mundo:

En dicho año nace Todo sobre mi madre, una cinta española/francesa de 101 minutos de duración, escrita y dirigida por Pedro Almodóvar, nos lleva a un mundo diverso lleno de mujeres de las más variadas especies. El título de la película hace alusión a la película de 1950 “All about Eve” (“Eva al denudo”), una película que aparece en la cinta en una televisión al comienzo del film, una de las tantas referencias cinematográficas que posee la cinta.

Una película icónica de España, del mundo LGTB (más que mal Almodóvar es un conocido ícono gay :v), con grandes elogios por parte de la crítica, siendo ganadora de muchos galardones:

-Premios Óscar: Mejor Película Extranjera.
-Globos de Oro: Mejor Película de Habla no Inglesa.
-Festival de Cannes: Mejor Director, Premio Ecuménico.
-Premios Goya: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz (Cecilia Roth), Mejor Dirección de Producción (Esther García), Mejor Montaje (José Salcedo), Mejor Música Original (Alberto Iglesias Miguel Rejas), Mejor Sonido (José Antonio Bermúdez, Diego Garrido).
-Premios César: Mejor Película extranjera.
-Premios del Cine Europeo: Mejor Película, Mejor Actriz, Premio del Público.

La historia comienza con Manuela (Cecilia Roth), trabaja como enfermera en un hospital de Madrid; es una madre amorosa que ha dedicado su vida a su hijo Esteban (Eloy Azorín), un muchacho que desea ser escritor.

Para celebrar su cumpleaños número dieciocho de su hijo, Manuela y Esteban van a ver una obra teatral sobre “Un Tranvía Llamado Deseo”. Al finalizar la función, Esteban tiene muchas ganas de pedirle un autógrafo a la actriz Huma Rojo (Marisa Paredes), y a pesar de que está lloviendo mucho, su madre permite que él vaya tras el taxi de la actriz.

En medio de la maniobra buscando un autógrafo que nunca obtiene, Esteban muere. Su madre queda desconsolada.

Esteban había dejado escrito el mismo día de su muerte, un borrador de guión titulado “todo sobre mi madre”, entre las notas que habían, decía que le hubiese encantado conocer a su padre, saber quién era la otra mitad de las fotos que su madre había roto dejando un vacío.

Bajo la premisa de la nostalgia, Manuela se va a Barcelona, lugar donde conoció al padre de Esteban, para superar un poco la pena y reencontrarse con su pasado. Pero antes de poder dar con el paradero del padre de Esteban, Manuela se encuentra con una vieja amiga, una prostituta transexual conocida como la Agrado (Antonia San Juan), quien se ganó su merecido apodo por querer hacerle agradable la vida a todo el mundo.

Paralelamente, Manuela vuelve a ver la obra del tranvía, y por las cosas de la vida, se hace amiga de Huma, incluso termina actuando dentro de la obra.

Por medio de la Agrado, conoce a la hermana Rosa (una jovencita Penélope Cruz), que para sorpresa de Manuela, también está esperando un hijo del padre de Esteban, y que además, por causa de ello, resulta ser VIH positiva. Manuela, guiada por el dolor de haber perdido a su hijo, no logra evitar convertirse en una segunda madre para Rosa, mientras sigue buscando al padre de Esteban, quien ni siquiera sabe que tenía un hijo.

Es una película muy dulce, con una trama que en ocasiones puede sonar poco creíble, ¿qué probabilidad hay de volver a una ciudad luego de 18 años de ausentismo y justo encontrarte, a la primera, a tu vieja amiga que te ayuda a asentarte? Por favor xD. De todas formas, no resulta artificiosa, tiene un ritmo pausado, pero convincente.

Es una historia sobre mujeres madres, sobre madres hombres, madres que pierden a sus hijos, madres que rechazan, que cuidan, que abandonan, que descuidan. La figura femenina activa, a diferencia del posterior trabajo de Almodóvar “Hablé con Ella”, donde la mujer era un objeto inerte, aquí en cambio es un ser independiente, potente, la figura femenina como el centro del universo.

Es una historia de mujeres actrices, actuación sobre actuación; Manuela tratando en el hospital con gente que pierde seres queridos; la hermana Rosa mintiéndole a sus padres sobre el embarazo, el padre, su vida; La madre de la hermana Rosa actuando frente a su senil esposo; Huma, actriz de profesión; y por supuesto, la más actoral de todas, la Agrado, que su papel ha llegado al punto de transformar por completo su cuerpo. Pero todas tienen intacto el espíritu.

Es una historia sobre sentimientos al fin y al cabo, por mucho que pueda cambiar el aspecto visual de las cosas, Almodóvar nos entrega la tesis que de los sentimientos siguen intactos.

Y claro, también resulta un bonito esbozo al mundo trans de la ciudad de Barcelona de hace 15 años, con la principal exponente, la Agrado, que posee esa picardía dolida de las tras (que parecen poseerla la mayoría de trans en el mundo ._.), para mí, el personaje más entrañable.

Así que nos quedamos con una frase de ella, parte de un monologo autobiográfico que hace para el público del teatro:

“Lo único verdadero en mí son mis sentimientos”

Anuncios

Damas y caballeros, hoy les traemos una de las grandes maravillas del cine Españolísimo:

Hablé con ella, es una película española del año 2002, estrenada en las salas españolas el  15 de Marzo, escrita y dirigida por el siempre genial Pedro Almodóvar.  112 minutos de un drama apasionante, que dejó impresionados al público y a la crítica, quienes pensaban que “Todo sobre mi Madre” era la obra culmine de Almodóvar, pero entonces le llega otro aire de inspiración poética y sale con esta cinta.

Entre las decenas de galardones que obtuvo la maravillosa película, se encuentran el Oscar al mejor guión original (premio difícil para alguien no-gringo xD), el premio Goya a la Mejor Banda sonora (aunque recibió, dentro del mismo festival, una serie de nominaciones además de esa),  y el Globo de Oro a Mejor Película de habla no inglesa.

Esta es una película que habla de todo, eso es un sello muy característico de las buenas películas no-estadounidences.

Tenemos por un lado a Marco Zuluaga (Darío Grandinetti), periodista y escritor de guías turísticas, quien por una serie de eventos conoce a la sensual torera, única en su rubro, Lydia González (Rosario Flores), quien, lamentablemente, sufre un grave accidente tras recibir una cornada de un toro en medio de un espectáculo; cae en coma.

Y desde la otra arista tenemos a Benigno Martín (Javier Cámara), un enfermo afeminado, muy trabajólico y delicado en el trato a sus pacientes, quien está encargado de hacer turnos para cuidar a una paciente en coma desde hace 4 años llamada Alicia Roncero (Leonor Watling).

Es en el hospital donde está internada Alicia, que Marco conoce a Benigno, quien le insiste que a pesar del estado vegetativo en el que se encuentran las muchachas (Alicia y Lydia), como buenos varones deben ocuparse de ellas, cuidarlas, ver que estén siempre presentables, con todas las delicadezas que una mujer postrada y una sana requieren. Incluso, hablar con ellas parece ser algo obligatorio para Benigno. Tenemos en la pantalla la imagen de las mujeres, literalmente, como unas muñecas.

Aquí comienza una serie de sucesos que nos llevan por una montaña rusa de emociones; el personaje más fome es Marco xD, porque bueno, él no hace mucho más que existir y ver como las cosas ocurren a su alrededor (muy propio de los escritores jajaja).  Quien nos aventura por la cinta es Benigno, un personaje muy digno de analizar a fondo, un Petter Pan moderno, trastornado, con inclinaciones por la necrofilia (¿quién carajo se enamora perdidamente de una mujer en coma?  :v) Perdido en su propio Wonderland siguiendo a Alicia.

Es difícil juzgar a este tipo de personajes (mirando las cosas de una manera objetiva, sin prejuicios). Esto es casi como una alegoría macabra a la “Bella durmiente”, bueno señoras ¿no les gustó tanto la idea del príncipe que las besaba en sus sueños? Jajaja.

Sin duda, uno de los momentos más hermosos de la película (alerta de posible SPOLIER) es cuando Benigno le narra a la durmiente Alicia una película muda que vio; es una película ficticia (ficción dentro de ficción, es como para sacarse el cerebro), donde una científica inventaba una pócima para adelgazar a su rechoncho amante. Pero algo sale mal y el pobre comienza a encogerse cada vez más. Un día decide irse, y la científica lo busca por todos lados… hasta que un día lo encuentra; duermen juntos, y nuestro pequeño hombre, mientras ella duerme, recorre su cuerpo como si fuera el mismísimo mundo, hasta que llega a la gloria entre sus piernas y decide que es momento del retorno al útero, y se queda a vivir dentro de ella :D Un poco retorcido, pero con un sentido muy bonito.

Recomendable al mil por ciento.

“- El cerebro de la mujer es un misterio. Y en este estado más. A las mujeres hay que tenerlas en cuenta. Hablar con ellas, tener un detalle, de vez en cuando. Acariciarlas de pronto. Recordar que existen, que están vivas y que nos importan. Esa es la única terapia. Se lo digo por experiencia.
– ¿Y qué experiencia tienes tú con las mujeres? Benigno, ¿qué experiencia tienes tú con las mujeres?
– Yo toda. He vivido 20 años día y noche con una y llevo 4 años con esta.”