Posts etiquetados ‘Suciedad’

Plegarias por Simpsons.

Publicado: 07/06/2017 de bocadecenicero en Imbéciles, Opinión
Etiquetas:, , , ,

Nota: la siguiente publicación contiene pantallazos editados sacados de páginas en facebook, es gente real, usando palabras reales. Algunas de las imágenes pueden herir el conocimiento de quienes no mantienen la serenidad frente a la barbarie. Se solicita discreción (y sus mejores groserías).

Los simpsons son un programa de televisión que ha roto esquemas en cuanto a la animación, la audiencia, fanaticada, etc, etc, etc. Y a pesar de que muchos concordamos en que la calidad del programa ha decaído tristemente con el tiempo, sigue siendo el estandarte de la animación satírica y la crítica social/cultural. Unos dicen que debió terminarse hace mucho. Otros siguen alimentando el raiting con nostalgia o nuevas generaciones.

Sea como sea, para nosotros resultó una revelación para nuestro ocio y cultura general gringolándica. Las alusiones a películas, hechos históricos o ficticios, una seguidilla de pistas sobre un gran mundo que se construyó a la mala, tiene una sociedad enferma, pero de pronto ya no parece tan malo, podemos reírnos de la estupidez convirtiéndonos nosotros mismos en los estúpidos, las negligencias médicas, la burocracia, el gobierno, todo era un absoluto ridículo que te invitaba a pensar un poco mejor las cosas. No importa si el mensaje era intencional, o sólo se instaló así en la mente de algunos que tienden a tergiversar. Quién sabe. Lo cierto es que gracias al señor Burns conocimos a Charles Foster Kane, Marge nos subió al Tranvía (al que le dicen deseo), nos llevaron al Nido del Cuco con Michael Jackson, con gas del dentista te pegaba un Yellow Submarine y perdías largos minutos de clase con Free Bird en vivo, en Halloween te contaban tres películas, nos contaron un Pulp fiction de veintidós historias e incluso, Bart con su rechazo  a los duendecillos nos mostró la luz para de una vez asumir que nos cargaban los Pitufos, ¡Qué mal doblados!

Pero no nos pongamos sentimentales, más que mal, nos han entregado muchas risas de ingenio, y con eso basta, por lo que no podemos evitar buscar simpsons por todas partes, y como es el caso de los que estamos atrapados en la rueda hámster de la existencias promedio, en redes sociales como facebook suelen haber espacios donde llegan a las mecas de memes fanáticos sedientos de repetir una y otra vez la experiencia de reírse, entretenerse. Nosotros también caímos, poniéndole el gusto a la pagina que fuera, no daremos nombres porque, en realidad, no vale la pena responsabilizar a alguien que probablemente en una situación crítica no se haga cargo de sus palabras, algo así como el libertinaje inmoral de la libertad de expresión.

53

Entonces tenías estas páginas. No somos muy de ver el muro internáutico infinito (al menos no el de facebook), pero de vez en cuando a todos nos gusta quemar neuronas riendo o cureoseando a medias por aquí y por allá. En el último tiempo nos dimos cuenta, por medio de nuestros propios comentarios al conversar en la vida real, que había una comunidad simpsoniana no determinada, comandada por diversas páginas que se supone que estaban destinadas al debate amarillo (y en ocasiones al culto a la familia norteamericana favorita), que comenzaban a llenarse de basura. Un fantasma de cuya presencia nos dimos cuenta cuando ya había invadido mucho terreno, tenías ante tus ojos una cantidad de ‘memes’ sobre el anti feminismo en sus diferentes variantes, que iban desde uno que otra alusión machista, hasta la burla directa de movimientos, manifestaciones, entrevistas, cualquier cosas feminista (para ellos, feminazis).

29

Una locura de la ignorancia y la prepotencia, casi como las reuniones de la basura blanca del sur de los Estados Unidos. Un rechazo que de histórico no tiene nada, la verdad es que no es primera vez en la historia de la Tierra que los humanos piensan que otros humanos no deben ser tratados como humanos, suponiendo que todxs somxs humanxs (Lenguaje Inclusive).

Pero lo curioso es que la fanaticada simpsoniana de Latinoamérica de pronto se vuelca por millares al voto de la ridiculización de un movimiento que es, al menos, sensato. ¿Quiénes somos para juzgar? Cada cual puede reírse de lo que quiera.

Lo que todos nos preguntamos ¿Por qué esa gente piensa de esa manera? Como para abrirles el cráneo y gritarles a las neuronas para que suelten respuestas coherentes, sin estupideces ni imbecilidades. Si te vas a quejar de algo, tienes que ponerte a pensar aunque sea un poco. Un poco. Analizarlo, por último investigarlo. No cuesta nada, les venden ignorancia como barata, cuando el conocimiento es gratis (al menos en el bello mundo de la internet). Como negarte a algo para ser el trol alfa, aprobación por medio del repudio, una versión más viril de las únicas y diferentes. Son un chiste.

¿Qué hacer? Pues no sé, no podemos pedir a todos los sujetos horribles que se callen, demasiado desgastador. Yo creo que deberíamos reflexionar, ¿Quiénes son los que siguen a los simpsons? ¿Son como nosotros? ¿Qué culpa tiene la serie? ¿Quién pide revolución burlándose? ¿Cuántos de ellos gozan de los privilegios de las revoluciones con total descaro? No sabemos qué pensar.

Nos quedamos con una selección de los memes más populares que oscilan entre las páginas simpsonianas, juzgue desde el fondo de su consciencia.

121516

11867

Trump is not dead.

Publicado: 07/06/2017 de bocadecenicero en Cosas que odio, Imbéciles
Etiquetas:, , ,

Debatíamos Amaranta (el gato) y yo, sobre lo que le pasó a la comediante (la Kathy Griffin) que ‘decapitó’ a Donald Trump, la persecución social, el estigma en el espectáculo, en fin. Toda la mierda por una foto de un sujeto que no le vendría nada de mal una decapitación pública. Pero ¿para qué ponernos extremistas?, comentaba Amaranta (el gato). Yo le decía que si hay que ponerse extremistas frente a la extremansia, asesinar a Trump, asesinar a cualquier político por medio de una performance, es parte de la libertad de expresión de la democracia, es muy incivilizado matar a alguien de a de veras, que al menos el arte nos salve de la vida. Y además es una manera mucho más clara que el voto democrático para demostrar desacuerdo con los poderosos que rigen al maldito planeta.

Amaranta (el gato), se lamía entre los dedos de su patita frontal izquierda, apelando al discurso pacifista de que no se puede frenar la violencia con más violencia. Es absurdo. ¿Te has preguntado?, decía Amaranta (el gato), ¿qué sentirías si alguien publicara una fotografía humorística con una cabeza de utilería de vuestra persona? Se lamió los bigotes de pura satisfacción.

No quise seguir el debate con el felino, porque siempre acabamos en violencia. Sin embargo, nos pusimos a comentar sobre un futuro distópico, una historia que se nos salió de los albores de la creatividad, aquellas imágenes se nos revelaban cual epifanía macabra, o un presagio raro, o una imaginación deconstruyente (porque la imaginación no destruye), ¿cómo nos imaginamos la muerte de Donald Trump?

Como para que Trump nos busque y nos arruine la carrera.

Estaba amaneciendo en América (la falsa, no la real), el sol salía con sus gafas a beber una gaseosa de cola bien fría, en las cocinas de sus espaciosos hogares, buenas madres mitad persona mitad delantal, asumían su posición de mula para poner frente a sus polluelos el cereal vitaminado, el sándwich de crema de maní, café y una dona para su amante y embrutecedor esposo.

En aquellos hogares los televisores ya estaban encendidos con las noticias de la mañana, los humanos del amanecer no son más que un resumen de ayer. Cuando de pronto la imagen de Melania Trump remecía todos los canales. De seguro nuestro cerebro creyó tener, en el subconciente, algo de esperanza al pensar que no puede haber mujer consciente dispuesta a casarse con un sujeto como él. Manos en la espalda, con esposas en las muñecas, sin ropa y ensangrentada, gritando y pataleando, como si la hubieran echado recién al mundo. Pienso que quizá algunos creían que era impotencia, los que la creían inocente, que era locura, una mujer bonita no puede saber qué es lo que hace, que era resentimiento, una venenosa puta, o similar, y bueno ¿Cuándo se han puesto los seres humanos de acuerdo en algo? Gritaba por gritar, y ya.

A Melania se le acusaba  de asesinar a su propio esposo, presidente del mundo, en el lecho matrimonial. Lo envenenó poco antes de irse a dormir, y una vez que el presidente comenzaba la larga agonía de un veneno aplicado en su justa medida, su esposa aparece en la habitación con un penetrante cuchillo de carnicero. Lo demás es Historia. Como un maldito colador quedaba el gran hombre del noroeste.

El juicio más importante del planeta (como aún no matan al Papa, por ahora no ha habido algo tan seguido por la prensa). ¿Y qué importa? Si ya se murió, pensaban algunos en la desolación de perder al sol colorado de cabellos ámbar. Trump representaba el fin de una era (no sabemos cuál), para el comienzo de una era aún más próspera (¿?), y por sobre todo, representaba la prepotencia de la ignorancia, la preponderancia del poder, y una cantidad de mierda cultural, el más bestia de todos iba a regir por sobre otras vidas. Una real tontería. Frente a los ojos de todo el maldito planeta. Pero todo aquello acabó de pronto en manos de la primera dama.

Melania guardó silencio. Nunca contó porqué lo hizo, ni siquiera cuando los temidos republicanos vampiros chupa almas del cuarto reich, le torturaron de las formas más humanas, el marqués de Sade no se la hubiese creído de estar ahí. 120 días de investigación, dio la fiscalía. Pero Melania no fue Juliette ni Justine, era Melania y nada más. Cada día más fea contaba la prensa medio aburrida de la noticia, ¿y quién va a ser presidente ahora? Eso no importa, lo importante era condenar a la perra ésa.  

Nadie sabía a ciencia cierta cuáles fueron los motivos de Melania, los noticiarios confundían a todos. Incluso a mí y a Amaranta (el gato). La viuda Trump gritaba que la soltaran, que le dejaran en paz, cosas por el estilo. No gritaba ni un vestigio de un porqué.

Fueron tiempos difíciles, por alguna extraña razón, que ejecutaran a la bruja o no, no acaba con el hecho mismo, la brujería ya estaba hecha y el presidente estaba muerto. Fin. Continuemos que el país se nos va a ir al carajo. Pero no. Necesitaban un norte que les ayudara a cerrar el capítulo, un funeral no es suficiente para que termine un periodo presidencial, no, necesitamos sangre.

Con el tiempo el largo y dudoso juicio se olvidó en la burocracia, y la sentencia pasaba a ser parte de las excentricidades de la nación, el libro Guinness en su nueva edición le tenían de portada, la gran ejecución del siglo XXI; Melania era condenada a pena de muerte por un plebiscito ciudadano inédito. Con ayuda de la NASA y de Harvard, se lograba construir una nueva y más gratificante forma de ejecución, que garantizaba un casi nulo dolor para el ejecutado (lo cual no les interesaba mucho), y que  a su vez tranquilizaba a las masas con su sed de destrucción y sangre no menstrual. Una licuadora gigante, como la que todos tenemos en la comodidad del hogar, a una escala lo suficientemente elevaba para que caigan unos diez seres humanos.

Las Naciones Unidas ya no podían con tanto soponcio en las reuniones que tenían frente a la locura que cometía el pueblo estadouniciano. Prefieren triturar a una mujer en vivo que manifestarse contra el neoliberalismo. Curiosas criaturas.

Los más pacíficos de la ONU querían declarar la Cuarta Guerra Mundial (En la Tercera, al final se fueron a pelear a otro planeta, Norcorea perdió, y Kim Jong-un explotó en el espacio producto de una negligencia de navegación, así cuentan).

Los más sensatos quedaban estupifactidos ante la ejecución. Algunas ONG y asociaciones por la mujer le calificaban de femicidio, puesto que no se llevó a cabo la investigación como correspondía (¡¿Cómo investigar si la arpía no decía nada?!), se asumía que ella era la asesina porque la encontraron en la habitación donde murió entre envenenado y desangrado el presidente Trump, con cuchillo en mano. ¿Qué otra evidencia se necesita? Con evidencias puedes probar lo que sea, aunque no sea verdad.

El mundo se dividía, la liberación de la Melania se mezclaba con la abolición de muchas cosas, de mucha gente. Tenías que huir de todos lados, si no querías quedarte a pelear, y lo más probable, morir. Morir peleando o morir muriendo. Una anarquía de proporciones bíblicas, señores, ¡está en las revelaciones, amigos!

estaenlasrevelaciones

Se construía un enorme trampolín, donde Melania tendría que dar el salto a la purificación, voluntariamente, puesto que nadie se atrevió al final a abrir una compuerta, o si quiera programar una computadora para que abriera dicha compuerta. Ante ese acto de poca hombría, el ejército de los Estados Unidos (quien se  hizo cargo, personalmente, de la ejecución), declaró que para mayor tortura, tendría que saltar ella misma a las aspas.

La primerísima dama del mundo era triturada con transmisiones en vivo a todo el planeta.

Es una pena que la comediante haya quedado presa de un estigma, por algo tan libre como la performance, ¿incitación al odio? Depende de la perspectiva.

A modo de empatizar, nos quedamos con la reflexión que nos robamos de no sé dónde (no me acuerdo), sólo la robamos y ya. Robar es malo.

derp

Escritor Crepusculiano.

Publicado: 31/05/2017 de bocadecenicero en Historias de interés, Opinión
Etiquetas:, , , , ,

En esta búsqueda del saber, siempre nos encontramos con sujetos que arrinconan nuestras expectativas y te encierran dentro de ciertos marcos y cosas por el estilo.

18527729_1872818216308447_6322513121343131253_n

No podemos aborrecerlos, más que mal le debemos nuestra iluminación primaria a la palurda educación formal.

No obstante tenemos que estar siempre atentos a nuevos horizontes. Ser críticos y curiosos,  la mierda que sea. El comportamiento humano se puede analizar desde cosas tan importantes y abismantes como las guerras en el medio oriente, como por medio de cosas tan absurdas e irritantes como las redes sociales. En todo se deja su rastro de materia gris que al final sirve para seguir esparciendo mierda y blablablablería.

Dentro de esta premisa nos encontramos el otro día con un relato estremecedor sobre los escritores que escriben “mal”. Una conversación que se nos salió de control y gracias a nuestro panel de expertos, logramos rescatar parte de este estremecedor relato en voz de una ex fanática de Tokio Hotel rehabilitada, un orgullo para la nación, por supuesto, que nos quiso contar su trágica experiencia dentro del lobby de los malos escritores de los fandoms en internet. Una escritura deprimente que nuestra entrevistada decidió llamar como los escritores “Tipo Crepúsculo”, vil reflejo del arte en pañales o la mediocridad, juzguemos por nosotros mismos.

Nota: el siguiente relato fue medianamente editado por poseer mucha grosería y coquetería de lenguaje pornográfico. Se solicita discreción.

+

-¿Qué es el escritor tipo crepúsculo?

R: Pues, en mis propios términos, es el tipo de escritor lineal, narrador primera persona (generalmente), con historias muy imaginativas. Me recuerda mucho a las chicas del fan club de Tokio Hotel, donde escribían fanfics con estas características. O como ocurrió con las 50 sombras de Gey …
Creo estar generalizando un poco, quizá no es del todo así, con características tan específicas, pero (las chicas del fan club como escritoras crepusculares), abarcaban historias muy clichés de “como conocí a Bill (o Edward o Christian Grey, o la huevada que sea), y mi vida cambió, todo maravilloso”, la historia se centra en eso.

-¿No en la vida cotidiana?

R: Claro, y todo ocurría porque conocían a esta persona fantástica.

-Amorosamente

R: Claro, la modalidad Fic es para reflejar el deseo de sí mismas en su propia realidad imaginaria…

-¿Muy hormonal?

R: No sé si le podría decir “Hormonal”, ellas (las del fun club de Tokio Hotel), al menos en su forma de comportarse (y de escribir), los amaban, ellos representaban su felicidad adolescente, un día en que el rockero las ve y se enamoran y se casan, cosas por el estilo…

-Espera, una pregunta ¿Tú realmente crees que alguna de ellas estuviera enamorada de Bill? Así, de a de veras.

R: Podría ser. Una de las cosas que más me llamó la atención cuando entré fue la pregunta inicial…

-¿Cuál de todos te gustaba más?

R: Cuál de los cuatro me gustaba. Todas tenían su preferido.

-¿Alguna inclinación?

R: Todas amaban a Bill y a Tom; Georg  y Gustav eran menos cotizados. Si te gustaba uno de ellos eras única y diferente…

-(Risa)

R: Si elegías a uno era como…

-Tu novio, marido, amante esposo.

R: Sí, una especie de pololo designado. Si te gustaba Bill escribían sobre él. Tenías sus poster, hablabas de él, etc. Así con cada integrante de la banda.
¿En qué se compara todo esto con las 50 sombras de Grey, por ejemplo? Se comentaba que la E. L. James en un principio quiso seguir la historia de Crepúsculo de forma más “erótica”, de seguro pensando ¿cómo tienen sexo?, quizá ella se imaginaba a sí misma en acto amoroso con el Vampiro, o en el caso de la Stephenie Meyer, en una de esas ella quería conocer un vampiro y simplemente se lo imaginó.
Creo que por ahí va la idea del escritor “tipo Crepúsculo”, imaginas algo que te gusta imaginar y lo escribes de la forma que sea; es algo que se ve mucho.

-¿Son un tópico, un estilo?

R: Para mí sí. Y no digo que no haya existido antes del boom de libros para público adolescente (por otra parte no he leído tanto Cohelo como decir que no existe de diversas formas (Risas)). Pero el fenómeno Crepúsculo (o como lo fue Harry Potter), atrajo a una cantidad de lectores primerisos que leyeron eso, y les gustó, les encantó y lo reproducen en su forma de escribir.

-¿Se les pega?

R: Te aseguro que las que se enamoraron en Crepúsculo, leyeron las 50 sombras.

-Entonces, entendiendo un poco mejor este escritor Crepusculiano, ¿tiene alguna desventaja frente a su condición con respecto a otros tipos de escritura?

R: Em… depende… No, creo que no. Lo principal para entender a esta escritura, a este escritor, es desglosar sus diferentes formas:
Número uno, tienes a uno al que vamos a llamar el Rey, the Big Boss, ¿Quiénes son?, pues la Stephenie Meyer y sus derivaciones, gente que escribió, vendió y se volvieron millonarios escribiendo en base a sus imaginaciones y blablablá. Y bueno, siempre hablando desde mi punto de vista (sin ofender a nadie), para mí es una escritura mediocre, para que quede un poco más claro, ellos escriben así, escriben mal, son aburridos, muy lineales, y la vida cambia fantásticamente en una historia que puede ser buena, pero contada de la peor forma. Aun así venden, y venden mucho, al punto de generar boom adolescente, son los Supremos

-The Next Supreme…

R: Luego está una segunda categoría, que tiene todos los atributos anteriores pero no venden, el clásico escritor que se publica en internet…

-(Risas)

R: (Risas) Que escriben Fics, o blogs…

-Como nosotros.

R: (Más Risas), como ustedes, sí. Pero ustedes no son este estilo del que hablamos.

-¿Ah no?

R: Conozco muchas personas que si escriben en internet y que tienen la idea de que sus escritos son buenos, son entretenidos, originales, no sé. Muchos de ellos escriben así como secuela de haber leído tanto ese tipo de escritores, historias.

-¿Secuelas mentales?

R: (Risas) mmmm, No. Como que, en general, uno se inclina a lo que le gusta o lo que le acomoda. Es súper fácil de leer ese tipo de escritor, no tiene mayor complicación, no tenías que pensar, leías y nada más, leer, leer, leer, como leer el periódico, y hasta eso es más entretenido. Recibes información que después, probablemente, deseches.

-Eso pasa cuando lees, ¿Y mientras escribes así, se piensa algo?

R: Piensas más en la historia en vez de pensar en cómo la vas a exponer. Ejemplo, soy una chica que conoce a un chico… ¿cómo nos conocimos? ¿qué nos gusta uno del otro? Te concentras mucho en recursos de tu imaginación, en contar algo que no se ha contado antes, pero no piensas mayormente en cómo escribirlo.
Hay libros que no tienen una trama compleja, pero la forma en que se narra es mucho más llamativa. A diferencia de las historias de un escritor crepusculiano.
Y… hay un tercer tipo que es el que sabe que escribe como Crepúsculo, pero que tiene…

-Tanto ego…

R: No, pues el otro es ego, el que escribe y público con orgullo. Este otro es una persona que sabe que escribe ASÍ y que está mal, es simplón, es cliché, no es atrayente para seguirlo, pero por lo menos tiene idea de mejorar, por lo que no deja de escribir

-¿Siempre tiene idea de mejorar?

R: Yo diría que sí, quiere mejorar de forma terca, equis de, pura constancia.
Lo llamativo de este escritor es que no está conforme…

-¿Con los dones que dios le dió?

R: (Risas) No; no está conforme con su forma de escribir porque sabe que aún no tiene las herramientas para mejorar. Trata de perfeccionar la técnica sin dejar de escribir.

-¿Cómo nosotros (bocadecenicero)?

R: Es que ustedes no escriben así, dejen de ser tan ego.

-No podemos. Y bien, en este mundo de los escritores de la internet… ¿Qué recomendarías para no caer en ese estilo?

R: A ver… primero que todo, es mucho más complicado de lo que parece, no es que uno elija caer en ese estilo o no, en esas categorías, porque lo más importante en cualquier arte es ser autocrítico, comprender que quizá no vas por buen camino. Para aprender eso hay que leer mucho, de diferentes estilos, autores, tramas, no estancarse en algo que lleva a nada. Tratar de probar cosas nuevas.
A veces me da la impresión que la gente que escribe así le acomoda y le gusta contar las cosas de ESA forma.

-¿Crees que les gusta por gustar o porque es fácil?

R: No, no creo. Me cuesta pensar que es algo así como “Oh sí, me encanta escribir así”, muchos de ellos ni se deben dar cuenta.

-¿Por qué crees que es escribir Mal?

R: Pues, quizá estoy siendo muy tajante, pero…

-¿Viviste la experiencia?

R: ¿De escribir así?

-Sí

R: (Risas) Respuesta corta. Sí. Fin. Créditos. (Risas) Sí la viví…

(Silencio) ¿Quieres que te cuente mi experiencia?

-Pues obvio. Por algo preguntamos.

R: Pucha… sonara muy crepúsculo, pero de pequeña tenía la idea de escribir y convertirme en escritora, el sueño inalcanzable (risas).

-¿Por qué te causa gracia?

R: Porque es el tipo de huevadas que escribiría un crespúsculo, alguien que quiere ser escritor, tiene un libro, salta a la fama y ya está. Similar a las historias que se cuentan en torno a la J.K. Rowling, por ejemplo. O pensar en escribir algo donde alguien como todos nosotros le pasa algo increíble y su vida cambia, y te ensueñas…

-Lo logran gracias a su hombre, mi chicho es la razón…

R: (Risas) bueno, resulta que intentaba escribir referente a esos Fics, ya que en ese entonces mi círculo de amistades escribían más o menos de lo mismo, sobre chicas latinas que se enrollan con germanos de una banda. Siempre por la línea de las ideas románticas y los sueños imposibles…

-¿Sueños como cuál?

R: ¿¡Me dejai terminar la idea!? Son los peores entrevistadores (Risas). Escribir de esa forma lo encontraba muy repetido, todas aludían a lo mismo…

-¿Todas? Hablas más de mujeres… ¿Algún varón que entre en la categoría?

R: Al menos el fan club en ese entonces sólo eran chicas, era extraño ver un chico y que además escribirá sobre aquello.

-Dinga, dinga lin.

R: Exacto; constantemente escribía, diferentes opciones, historias, personajes, no me convencia, borraba todo.

-¿Qué no te convencía?

R: Porque sentía que estaba todo escrito.

-¿Cómo Lisa?

lisa_sobre_escribir

R: Como Lisa; Me sabía dentro de la categoría crepúsculo, no podía hacer una historia que fuera llamativa de un principio, que es lo que captura a un lector para que te siga. Nunca llevé a cabo nada concreto porque me categorizaba como un cuarto tipo de escritor Crepúsculo: el que simplemente no escribe más. Fin.

-¿No has pensado retomar para ser de los que creen y pueden mejorar?

R: Pues sí, me tomó tiempo reflexionar sobre mi escritura, y creo que fue una buena pausa. Piensa que cuando comencé a escribir tenía doce años, mucho no había leído, no sabía muchas cosas, más de la mitad del diccionario era un enigma para mí, los sinónimos, antónimos, todo eso. No me cabía otra cosa en la cabeza que historias fabulosas raras, ficticias, maravillosas, ect.

-¿No has probado poemas?

R: Sssss… No, he querido pero NO, porque sé que no es lo mío, creo que nunca entendí eso de las cosas que te pasan en lenguaje… ¿cómo se llamaban? La metáfora, anáfora, etc. Y huevadas varias, como que tienes que sentir mucho para ser poeta, sentirlo a flor de piel.

-¿Algo que rescates de la escritura crepusculiana?

R: Hubieron ciertas cosas que a mí, en lo personal, me llamaron la atención dentro del espacio fic, que es donde mayormente se encuentra el escritor crepúsculo. En ese tiempo estaba el fotolog, y se presentaban muchas historias bajo ese formato. Pasó una vez que una chica presentó una historia distinta a lo que acostumbrabas a encontrarte, claro que dentro de la idea fic con la banda Tokio Hotel, creó una historia de terror, saliendo de la rutina del amor, relaciones fantásticas, en futuro distópico…

-¿Sexo?

R: Eh… sí, habían historias más picantes que otras; se mezclaba con el fenómeno del Yaoi, entonces se escribía sobre que se besaban, sexo y amor. Muy del estilo.
La chica que escribió sobre terror quizá si la leyera ahora no me parecería tan buena como entonces, pero al menos en la época se llevó los aplausos. Creo que para escribir terror hay que salir del crepúsculo.

-¿Y qué hay de Stephen King?

R: Essss distinto, (Risas) la verdad no sé, no he leído a Stephen King. Ahí no me meto.
El relato de la chica era intrigante, te dejaba metida, no sabías nada respecto a nada.
También hubo una chica que escribió de forma cotidiana, como si se lo estuviera contando a una amiga o similar. Esas son buenas formas de perfeccionar el estilo crepúsculo, probar, atreverse a lo diferente.
No caer siempre en “y él me miró, y yo le miré…

-“Y nos miramos…”

R: Exacto

-Dentro de todo aquello ¿leíste a alguien como nosotros?

R: Tampoco he leído tanto las plataformas de escritura en internet, pero si me llama mucho la atención, las palabras, es más entretenido. En internet de repente cuando quieres informarte de algo, o es muy penca o muy ortodoxo; los términos que ustedes ocupan le dan un toque de…

-¿Sexi?

R: (Risas) NO, emm, no encuentro la palabra adecuada pero es divertido y ya. Es más inclusivo sin caer en lo aburrido. Es menos formal que otras escrituras, pero de todas formas me parece una buena manera de transmitir información seria…

-Muy seria.

R: Muy seria (Risa), equis de y huevadas, fin. He dicho muchas veces fin en esta entrevista.

-Ya hemos terminado.

Chile enfermo y triste.

Publicado: 27/04/2017 de bocadecenicero en Imbéciles
Etiquetas:, , , ,

Encontramos esto hoy:

mierda

No sabemos que escribir al respecto. Es curioso vivir en mundo donde defender lo indefendible es defendible (aplicable a cualquier situación estúpida injusta), mientras que lo que se debería defender, no hay como defenderlo.

Otra reflexión para la casa.

Mestizaje.

Publicado: 17/04/2017 de bocadecenicero en Opinión
Etiquetas:, ,

Si me hicieran alcalde, mi primer acto sería matarlos a todos ustedes y quemar su maldita ciudad. Pensaba mientras reflexionaba acerca de los problemas que nos cuentan los inmigrantes que llegan a esta buena porción de tierra.

miprimeractoseria

Llegan con historias de terror sobre mundos donde la corrupción corroe al gobierno socialista popular de turno, o al menos eso logramos deducir, la verdad es que no nos cuentan qué es lo que en realidad pasa. Algunos hablan de crimen descontrolado. Grandes guerrillas urbanas por la comida y la dignidad. Batallas vecinales, sequía de empleos e incertidumbre, están hartos de las mentiras de izquierda. Los flojos lo tienen todo en su país, y ellos, con suerte, les alcanzó para arrancar.

Cuando analizo sus historias un momento, intentando descifrar cuál es la cuestión ¿de quién específicamente huyen? ¿Cómo se llama ese terrible gobierno que los atormenta como si se los comiera por dentro? ¿Quién les robó? ¿Quién los estafó? Hermana Mayor dice << ¿Pero es que no has visto las noticias?>>. No sé qué parte de la oración debo corregir primero, y no nos pondremos a discutir la vieja cuestión de las prensas derechistas y desinformantes, periódicos y noticiarios que no temen decir la verdad, que toda Latinoamérica está tapada en drogas y hambruna. Si los traficantes pagaran impuestos, los políticos los amarían el doble de lo que los aman ahora.

Es difícil comprender la situación cuando no vives allí, porque de un lugar te pueden hablar mil veces, ver películas, libros, tener fotografías y una serie de filtros más que nos ayudan a transportar parte de la información sensorial. Pero es sólo eso, una parte. Así que nadie puede saber a ciencia clara, qué es lo que se siente con lo que ocurre en esos lugares… ¿A qué huele la desesperación de un pueblo que se muere de hambre? ¿Cómo sientes al oír a los humanos cruzando fronteras a duras penas? Sólo en el momento que pones los pies en el escenario de la desesperación, le entra el germen de la realidad, una verdad absoluta que entra de golpe. Muchas veces ni siquiera eso basta para sentir.

¿Y qué hay de los Sirios y toda la gente de por allá? Los oh, uh, ay, frente a la televisión no son más que una forma de liberar culpas, oh no, no te levantes del sillón, sonaba la vieja melodía de la rebeldía de mercado ¿Qué tanto nos afectan los niños soldados al otro lado del mundo? Y aunque nos importaran con el alma ¿Qué carajo puede hacer Juan tresdientes contra los poderes transnacionales del poderoso ojo que todo lo ve?

162

Los inmigrantes llegan en oleadas a un país símbolo de la mezcla, climática, cultural, racial, debería ser una paraíso multicolor de las diferencias en armonía con la maravilla natural que nos rodea en todas las longitudes, pero no, es una tripa de tierra que se extiende como un gusano en vías de ser una mariposa, desde los ochenta que estamos en vías, siempre en vías ¿Algún día llegaremos al bello grado de mariposa de la democracia, completa, radiante y libre? ¿Será que los chicago boys nos querían dejar de gusano, y mientras nos llenamos de una mentira tras otra, estamos en vías de convertirnos en una lombriz momificada anacrónica, beata e ignorante? ¿Si todo está como la mierda, porqué el chileno no migra? ¿Los asustaron tanto con la idea de negarles la entrada como a los rojillos desobedientes que no olieron Chile por muchos años, y se apernaron a su new tierra of the oportunidades?

Nadie es ilegal. La mentira poética de los inocentes. En teoría, todos somos legales, en teoría el comunismo sirve, ¡En teoría!

enteoria

No existe estado en la buena tierra del señor que no esté lo suficientemente ocupado o despreocupado para no ir a huear a unos pobres miserables en la cresta del universo. ¿Qué pensaba el sujeto de Into the Wild? ¿Estarías toda la vida oculto en un camioncillo encontrándote a ti mismo fuera de la sociedad? ¿Cuánto hubieran tardado en encontrarte cazadores ebrios, te hubiesen  golpeado, violado, disparado y arrojado tu cadáver al olvido de la descomposición?

Cuando veo como llegan esas gentes con la esperanza de un mejor pasar, de una vida ingenua, estable, no alarms, no surprises, todo estará en paz, pues el mundo sin nosotros seguirá. ¿Es un sueño muy complicado? ¿Y qué tiene de malo aspirar a una experiencia minúscula, con alegrías comunes, sueños mediocres, ser la estrella fugaz que los otros planetas observan de soslayo? ¿Qué tan malo tiene perpetuar el sueño americano por generaciones, en todas sus formas?

Claro que, con el dolor del alma. Esa vida no es para todos. Algunos sueñan con la gloria, vivir del arte, follar día y noche, no trabajarle un puto día a nadie. Caminar por los senderos de la incivilización, beber de los arroyos, comer de los árboles, mamá naturaleza te lo da. Pero ese país no existe, y si existieran, llegarían los simios territoriales, con sus armas, sus sueños americanos, sus cosméticos, su arte pop, y cuanta mierda se les pueda ocurrir, porque para inventar sistemas estúpidos o utensilios absurdos, no reparan en gastos.

Cuesta pensar que ellos que fueron en su momento los símbolos de la empoderación del pueblo, del tú, del ellos, del nosotros. Ahora huyen como viles ratas porque los poderosos de siempre se mandaron mil cagadas, no les importó, nunca les importó que en algún rincón de su país sí hubo alguien que les creyó, que miró al mañana con los ojos lagrimeros, la mirada perdida de quienes ven que llega el futuro que tanto han soñado, es deslumbrante, y entonces llega, y resulta ser la pesadilla del eterno retorno, su fe absoluta desata el terror de un poderoso monstruo, porque como decía no me acuerdo, el poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente. La bestia avanza devorando todo, ellos se lo permitieron, ahora ellos se arrepienten ¡Qué necedad nuestros abuelos, nuestros padres, pensando que podrían contra los grandes poderes! ¿Qué hacer con las esperanzas rotas? ¿A dónde ir? ¿Vale la pena cambiar el mundo? ¿Será que el mundo debe ser así como dicen, como cuentan, como todo el mundo lo habla?

tumblr_m9hpmrBf5Q1rocy8to1_500

Veo al compañero inmigrante venir. Aquí hay trabajo, dicen, y es lo que necesitan. No vale la pena levantar desde los cimientos a una tierra olvidada de la mano del dólar, no, vendremos a un lugar donde la tierra es fértil, el gobierno absoluto, las instituciones deficientes y la gente muy simpática. Por su puesto. Los han recibido con las manos abiertas esos cerdos racistas, ni la raza aria era tan imprudente como el deforme engendro que fecundó el mierdero español y parió la indígena llorando la tierra y sus raíces agonizantes, empalados, con las manos cortadas. Ese engendro ahora se levanta altanero, mierdero como la madrastra patria, olvida las raíces y se baña en oro plástico made in china, mientras se burla, humilla y acosa a los que vienen en busca de una vida tranquila y mundana. ¿Cuál es el problema, señor racista? ¿Tan terrible es juntarse un poco y dar paso a esas gentes? ¿Y si en vez de odiar a tu primo quiltro como tú o a tus primos de ascendencia africana, odiamos mejor a los rubios, ojitos claros y hueas? ¿Cuántos latinos se necesitan para destrozar a un europeo a mano limpia? ¿Estaremos destinados a odiarnos como la única herramienta depredadora natural para controlar nuestro estrepitoso existir? ¿Será que viajar paraba la xenofobia y leer curaba la fachería? Si fuera tan fácil como ponerse a tragar libros deambulando por todo el planeta…

Please, stop de musique.

Publicado: 09/04/2017 de bocadecenicero en Cosas que odio
Etiquetas:, , ,

Mi relación con la música nunca fue de las mejores. La casa de mi infancia no era muy sonora. Ya a fines de mi estancia en aquel hogar, cuando mi hermana llegaba a adolescencia y mi madre a la locura, se oían de vez en cuando alaridos de ambas partes, al bañarse, al hacer el aseo. No es que fuera del todo molesto, pero tampoco era lo que mis oídos inocentes estaban destinados a oír.

Con los años he logrado acercarme más a la música. Sin embargo, no la comprendo. Muchas veces me molesta. Pero igual la necesito para desarrollar ciertas actividades, como para caminar por la calle o para ignorar a la gente.

Una de las tiránicas instructoras voluntarias sobre canto que tuve alguna vez, se tomaba la música demasiado en serio. No menosprecio el arte, sería miope e intransigente de mi parte; no es eso. Sólo que la música, por alguna extraña razón, se ha extralimitado en sus alcances. Socialmente es superior a cualquier otra expresión más silenciosa. He conocido una buena cantidad de sujetos que juguetean con instrumentos (en su mayoría tocan la guitarra), unos mejor que otros. Un centenar de vocalistas (las féminas encabezan la lista). O simples coleccionistas aficionados al sonido, ¡cuál de todos más sordo!, aman cualquier música, siempre y cuando suene como el estruendo del juicio final; tal como el astronauta que llegó a tener más de 5000 canciones en un computador viejísimo (al computador había que ponerle el ventilador de la casa porque no funcionaba el suyo y se apagaba por recalentamiento, y nosotros nos cagábamos de calor sin ventilador; lo pasamos bien con esa maquinita). Todos ellos constituyen el 80% de la gente que conozco o he conocido, un porcentaje muy alto a mi gusto.

Recuerdo que en ocasiones ciertos músicos me presionaban constantemente a escribir canciones. Yo lo odiaba. No tengo ni pinche idea de cómo mierda se escribe una canción. Claro, si uno puede juntar una o dos frases, puede escribir a la perfección una canción que le llegue al alma de algún público determinado. Por supuesto. ¡Necedad! He visto a tantos malos músicos cantando canciones deprimentes que salen de sus extrañas mentes ególatras que les dicen “por supuesto, eres el mejor”, como la gente que sube sus selfies, o las fotos de sus horrendos bebés, los que se anuncian como un gran artista “hola, soy malabarista y me llamo Juan”, o los que escriben un blog de mierda podrido como toda la internet olvidada de la maldita buena tierra del señor. ¡¿Por qué tanta vanidad?!

vanidad.png

Yo no quería escribir una canción. He escuchado canciones que me han dado en  un nervio, y dudo mucho que yo podría alcanzar ese nivel de cercanía musical con los otros, o conmigo. Pero no hay como aplacar ese sentimiento de grandeza imaginaria que los músicos han desarrollado en el último siglo, o sea, los más pobres, o ignorantes, los siervos de la gleba de nuestra pútrida sociedad comercial desean ser futbolistas, modelos, grandes personajes de la televisión con senos tiesos enormes y cerebros pequeños, burdos cantantes populares en casos más talentosos. Mientras que los niñitos cultos, intelectualoides de tomo y lomo, ovejas fuera del rebaño, pero ovejas al fin y al cabo , soñamos con ser estrellas de rock, hippies amados por la multitud, cantar a las injusticias con tonadas complejas y emotivas, llenos de talento y pasión. Uy. Sí, nos iremos de gira, y la meta será Japón, la cúspide de la existencia por medio de nuestro melodioso andar.

Pero claro, esta clasificación sólo se aplica a los soñadores sin remedio. Puesto que la gente un poco más compuesta, con los pies bien puestos en la mierda, sueñan con carreras lucrativas, bienestar económico familiar, vacaciones a los paraísos bien pagados.

No nos sentimos tan afín a la música. Sí, nos gusta escucharla. Sí, también soñamos con dar un concierto ante un público que nos amaría. Pero desgraciadamente, a nuestro entender, el talento no nos acompaña, y mucho menos la pasión. ¿Cuántos se sentirán así?

El ‘mal’ músico me da tanto o más miedo que un mal escritor o un mal dibujante. Por lo menos con los últimos dos uno aprende lo que no tiene que hacer. Pero un mal músico es una ratilla astuta que logra poner en desarmonía los oídos, de alguien, de quien sea, de gentes que no son tan difíciles de encontrar, a diferencia de los parturientos de las malas esculturas o el mal teatro. Producen desconfianza esos ukeleles inocentes, el yembe de la buena onda, una dulce voz que nos aterra por su descaro imprudente, penetrante, invasivo. Un libro no lo lees y ya, cierras los ojos y la pintura se esfuma, pero una canción te persigue, una horrible mal formación genética nos impide cerrar los oídos para olvidar que el llanterío está ahí. Se te pega la letra, la melodía te busca con sus pegajosas manotas. La pesadilla de escuchar todo el tiempo.

Recuerdo a un don Ricardo (no ocultaremos su nombre esta vez, era un buen sujeto), que me enseñó lo que a Lisa le enseñó su maestro de música “Hasta el concierto más noble puede ser despojado de su belleza”. Este profesor estaba tan obsesionado con la idea de la difusión de la música (como si la Tierra necesitara más ruido), que insistía en que todos tocaran instrumentos, por muy feo que fuese el instrumento o por muy bruto que fuese el alumno, no, él no era capaz de decirle a los adolescentes en proceso de formación de una personalidad delimitada, que eran una papa para la música, tubérculos insipientes y deprimentes. Ese Ricardo me destrozaba los nervios y los oídos con su orquesta de aullidos agónicos de malas voces con instrumentos que suplicaban perdón, cada vez que irrumpía en sus dominios. Nunca nos llegamos a entender. Era un buen sujeto, como dije, pero esa insistencia en la uniformidad del arte, me repelía un poco.

¿Han odio hablar de aquellos que de repente les gusta sentarse a escuchar música?; y sólo eso, se la pasan en youtube o spotify, chequeando canciones nuevas, sufriendo nostalgias con las antiguas. Impensable. O en las chinganas de la juventud, en momentos donde ya no hay de qué hablar, porque de todos modos nos teníamos, ni tenemos, ni tendremos nada que decirnos entre los asistentes, más que mal queríamos estar drogados o ebrios sin sentir tanta vergüenza o soledad, y la música suena, y uno que no empatiza con el bullicioso silencio de la música en el fondo de una escena vacía, se toca las manos, mira a los asistentes a ver si alguien se le ocurre algo de qué parlotear. No señores, eso es desesperación pura.

A modo de conclusión hemos decidido devolver un poco de dignidad al arte más vaciado de todos. En nuestro entender, la música es un ácido aderezo para las imágenes, que las hace más sabrosas, más dichosas. Las imágenes solas no son tan exquisitas, a diferencia de lo que su pretenciosa presencia intenta decirnos. Las músicas nos hacen salivar demasiado, tienen un gusto raro. Pero una buena imagen junto a una buena música, es una gloria orgásmica.

La pirámide de Ofelia.

Publicado: 06/11/2016 de bocadecenicero en Cosas que odio, Random
Etiquetas:, ,

Por la gran torpeza de la existencia humana, tuve que subir y bajar, del primer al segundo piso, por lo menos unas ocho veces, a la sexta vez ya estaba con un hematoma de rabia en el cuello. Pero se me seguían olvidando cosas, qué wea más desagradable. Más encima, cuando por fin me pude sentar, me di cuenta que estaba muy agitada y con la respiración a media capacidad. Tengo que dejar de fumar, me repito neciamente.

tengoquedejardefumar

Para mí sorpresa, luego de que se pasó el pequeño fenómeno asmatiforme que me atacó por unos segundos, estuve mucho rato pensando en qué texto moldearía con mis toscas palabras, llenaría de saliva mental un frasquito para su resguardo en una estantería llamada blog, y así en un futuro depositarlo en esta fuente mágica pantalla de computador, que le permiten a nuestro espacio precraneal revivir los textos una y otra vez.

t044dqup572792023d3ba230439646

Y me quedé divagando mucho rato, sobre la simpleza de las cosas. Y de como hay un millón de cosas que la gente dice que son difíciles, y mi experiencia aposteriori me demostró lo contrario.

Ejemplo, cuando aún era un huevo con patas, sin eclosión a la deprimente realidad, mi hermana mayor y sus compañeros me metían miedo respecto a la dificultad de los años venideros, academicamente hablando. Y año tras año me fui dando cuenta de lo imbéciles que eran esos sujetos.

Si viene siendo cierto que no todos tenemos la misma suerte, también es cierto que, de cierta manera muy mística, cada cual construye su propia suerte. Como vemos en esos carteles de mierda que hay en todos lados, llamándonos con una patética poesía a tomar las riendas, ser amos del destino. Dios santo.

duenos

Una vez con una profesora de filosofía a quien llamaremos Ofelia, por loca, vivimos una situación muy particular. Resulta que unos cofrades de la clase, expertos en anarquía inconsciente, no habían echo los deberes que la maestra Ofelia nos había encomendado. Yo, en ese entonces tenía el cerebro aún hecho gelatina por las hormonas (y bien líquida la gelatina de ese entonces); le pregunto a la señorita Ofelia porqué hay gente que se resiste a hacer algo tan básico, tan simple, pienso ahora, que ni merecía la pena desperdiciar momentos bellos de la breve existencia reparando en el lenguaje que se supone que deberíamos tener según los estandarizados exámenes gubernamentales. Ella me observa un momento, seguro que pensaba en una respuesta profesóricamente correcta, políticamente divulgable e intelectualemente aceptable. No se le ocurrió nada mejor que decir “bueno… alguien tiene que barrer las calles, siempre habrá ese alguien que deba estar al fondo de la pirámide”. Y eso que Ofelia era sólo una de las pseudo liberales que arriaban el ganado, todas parecían ser igual de locas.

Me sorprendió el comentario, puesto que doña Ofelia es una declarada socialista, supuesta antisistémica de forma moderada, por supuesto, siempre y cuando la pedagogía estatal lo permita. No podemos ser amos de nuestro destino, perseguir nuestros sueños a como dé lugar. No, porque siempre habrá alguien barriendo calles, mal pagados, mal paridos, miserables de toda las clases, etnias, lenguas, credos y demases.

Como cada vez somos más los seres humanos que pisotean el planeta con sus insolentes pies de fenómeno bípedo, la pirámide se ha echo enorme, por lo que hay más espacio en las casillas para meter a más prole o a más privilegiados. Lo que venga primero. Ahora, con la digievolución de las sociedades, se puede, más o menos, pulular entre las casillas de la pirámide humana. un hormigueo constante que está desfigurando la figura. Un día no nos daremos cuenta, y la pirámide de los poderes se va a ir a la mierda, terminará siendo un dodecaedro desfigurado por las guerras, el hambre, el abuso y la basura. Sólo ese día se dieron cuenta de que deberíamos ser un círculo, esfera tridimensional, libe de esquinas prole y el ojo del dolar suplementando para los 180° de la desigualdad.

Me gustaría decirle a Ofelia, que ojalá nunca le toque barrer calles, tener salud estatal, y ni saber qué carajo es la pirámide.