Posts etiquetados ‘Tronic’

Algo que escuchar N°95: Agradecidos.

Publicado: 22/09/2016 de bocadecenicero en Algo que escuchar
Etiquetas:, ,

No sé si haya alguien en este loco planeta, lo más probable es que sí, que le guste barrer las calles. Siempre que camino por las calles de esta apoteósica comuna, veo a estos muchachos de más de 40 años con la cara deteriorada por el sol y las manos agrietas en la escoba de rama, recogiendo toda la mugre de la sociedad, literal y metafóricamente. Siempre los observo y recuerdo una imagen que subió una vez una profesora en facebook, que decía “estudia; mover un lápiz es más liviano que mover una pala”; siguiendo la lógica discriminativa de esa supuesta liberal psicopedagógica, no me quedó más que pensar que los que mueven palas deberían ganar más que los que mueven lápices, el poder de la prole debería ser mejor recompensado que el del burguesoide comiendo calorías quemando neuronas tras un elegante escritorio. Siempre vamos a respetar a los que barren nuestras calles.

Algo que escuchar N°13 Playboys

Publicado: 06/11/2013 de bocadecenicero en Algo que escuchar, Juventud desenfrenada
Etiquetas:, ,

Esta hermosa canción posee una estrofa muy buena que dice: “…Aburrida la Coté se volvió de Canadá se bajo del taxi en Suecia con providencia, una chica la invito a una de esas fiestas top, donde todos quieren ser florero de mesa…♫”. Me puse a pensar en las muchas Cotés que hay en el país, en las miles de fiestas Top donde están todos esos jodidos floreros de mesa, hijitos de papi y mami, y cómo muchas veces yo me he visto envuelta en esos lugares al lado de alguna Coté que lo único que pide a gritos es que la saquen de ahí. Que ambiente más asqueroso; yo fumando un cigarro miro y miro a las miles de Cotés.

Cuando de pequeño te iban a dejar y a buscar al colegio, siempre llegaba un momento en que te daba por querer irte sólo, al menos en la tarde volver con tus amigos hasta la casa. Yo también fui parte de esto, me gustaba mucho volver caminando a casa mirando el mundo convulsionado que había a mi al rededor, un mundo lleno de nada, con todo el smog de Santiago, y esos autos caros y casas enormes que me recordaban que vivía en un barrio acomodado. A pesar de ello, comenzaba a tener las primeras epifanías dentro de mi cabeza, y la mejor forma era escuchando canciones que te convulsionaban los oídos, hace unos 8 años, en aquella antigüedad, ponía los CD’s en mi discman (la huea vieja), con canciones que me invitaban a reflexionar, en tiempos en los que ni sabía que yo podía reflexionar.